28 de septiembre de 2016

CUIDA Y SALVA TU CEREBRO ANTES DE QUE TE MATE.



cerebro

Evita los factores que de una u otra manera afectan al buen funcionamiento del cerebro.


Todos los adelantos tecnológicos y los avances que ha tenido y vive la humanidad hoy día, tuvieron y tienen su origen en el cerebro. El hombre ha diseñado el entorno moderno en el que vive usando el cerebro; pero ese cerebro está pagando un alto precio por esos avances tecnológicos recientes, al igual que el que pagó cuando pasó de cazador-recolector a agricultor.


Cuando el hombre pasó de cazador-recolector a agricultor su dieta fue más pobre, su cuerpo se hizo más pequeño y débil con un volumen cerebral inferior al  que tenía en la fase anterior. 
Este cambio se produjo hace 9.000 años. Si bien es cierto que la agricultura hizo la comida más abundante, podría haber causado deficiencias vitamínicas y de minerales que dio lugar a el retraso en el crecimiento.
El cerebro masculino de hace 20.000 años medía 1.500 centímetros cúbicos mientras que el promedio del cerebro del hombre moderno sólo 1.350 cm cúbicos - una disminución equivalente al tamaño de una pelota de tenis. El cerebro femenino se ha reducido en aproximadamente la misma proporción.
Esto no significa que seamos menos inteligentes  y no hayamos  aprendido a hacer el mejor uso de nuestros recursos.
golpe-cuerpo
De igual manera, el estilo de vida moderno continua disminuyendo el volumen de nuestro cerebro al tiempo que ha incidido para que aparezcan varias enfermedades neurodegenerativas , como la demencia y el Alzheimer, que representan ya la tercera causa de mortalidad, detrás  de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Es decir, las enfermedades en el cerebro son causa respetable de muerte, por eso decimos que debes cuidar este órgano antes de que mate.
Los suicidios, las adicciones y las enfermedades neurodegerativas son patologías propias de un cerebro en mala salud, que en la actualidad están ocupando un significativo lugar en las estadísticas de morbilidad y mortalidad.  


FACTORES QUE PERTURBAN AL CEREBRO.

1 Bajos niveles de colesterol.


Existen muchos factores que de una u otra manera afectan al buen funcionamiento del cerebro y que debemos tener en cuenta para conseguir optimizar este órgano.
Por ejemplo, si eres de los que por "estar a la moda" usas una dieta "baja en grasas" y vives también una dieta basada en el "miedo al colesterol" tienes que saber que esto no es lo que más le conviene  al cerebro si tienes en cuenta que este órgano es 60% grasa y concentra gran parte del colesterol del cuerpo.
Según muchos estudios, se ha comprobado comportamientos violentos en personas con niveles bajos de colesterol. Algunos metaanálisis de ensayos aleatorizados encontraron exceso de muertes violentas en hombres sin la enfermedad cardíaca que fueron asignados al azar para recibir terapia reductora del colesterol. Los estudios experimentales mostraron un aumento de las conductas violentas en los monos asignados a las dietas bajas en colesterol. Las investigaciones en humanos y en animales indica que los niveles bajos o muy bajos de colesterol pueden reducir la actividad de la serotonina central, que a su vez está vinculado causalmente a los comportamientos violentos. Muchos ensayos apoyan una relación significativa entre los niveles bajos o muy bajos de colesterol y la violencia (Estudio publicado en NCBI).
Según otro estudio publicado en NCBI, existe una asociación entre el bajo nivel de colesterol y el suicidio y la depresión.
Los bajos niveles de colesterol también inciden en el rendimiento cognitivo de la persona, como la fluidez verbal,la atención/concentración, el razonamiento abstracto, etc.
Según Framingham Heart Studypersonas con un nivel de colesterol <200 mg/dL, considerado como un nivel "ideal",tuvieron peor desempeño en varias pruebas cognitivas que aquellas que tenían un nivel considerado actualmente 'alto' (200-239 mg/dL) o 'muy alto' (>240 mg/dL).

2 Altos niveles de azúcar en la sangre.


Amplios círculos científicos comienzan a considerar al Alzheimer como una especie de diabetes, parecida a la del tipo 2 al punto que ya lo mencionan como diabetes tipo 3.
Esto es debido a que ambas enfermedades (diabetes-Alzheimer) comparten el mismo origen : frecuentes picos elevados de glucosa y resistencia a la insulina.
Resultados obtenidos en estudios sugieren que los niveles más altos de glucosa pueden ser un factor de riesgo para la demencia, incluso entre personas que no tienen diabetes (estudio).
Cuando en las células nerviosas (neuronas) a consecuencia de un exceso de azúcar en la sangre se deterioran los receptores de insulina, estas células pierden la capacidad de producir la energía necesaria para su buena funcionalidad que se traduce, ni más ni menos , que en Alhzeimer. 


3 LA GRASA CORPORAL.


La grasa acumulada en el cuerpo, como ya hemos sostenido en entradas anteriores, prácticamente es un órgano endocrino que segrega múltiples sustancias, entre ellas la leptina y las denominadas citoquinas, que intervienen en la inflamación, y que en este caso cuando son producidas por el tejido adiposo reciben el nombre particular de adipoquinas. Un cerebro inflamado es un serio problema.
Es por esta razón por la que la obesidad está también relacionada con trastornos neurológicos, que van desde migrañas (estudio) a demencia (estudio) y a reducción del volumen cerebral (estudio). Parece que a medida que el cuerpo se hace más grande, el cerebro se hace más pequeño.

3 LOS ALIMENTOS PRO INFLAMATORIOS.

Los alimentos  como los azúcares, los aceites vegetales refinados y todos los demás alimentos industriales son causantes de inflamación que es perjudicial para el cerebro.
El gluten y otros componentes de los cereales, son causantes de permeabilidad intestinal y  por tanto de un proceso inflamatorio que genera, a su vez, trastornos mentales, sin necesidad de ser celíaco.
Es sabido que el sistema digestivo  se conoce como el segundo cerebro, y que, por consiguiente, su salud influye directamente en el estado de ánimo, lo cual es entendible si pensamos que el sistema digestivo produce el 95% de la serotonina y el 50% de la dopamina de nuestro cuerpo. 
Cuidar la flora intestinal minimizando potenciales peligros como el gluten, consumiendo probióticos y productos fermentados de vez en cuando puede ser una vía indirecta para mantener la salud de tu cerebro (artículo), o mejor dicho tus cerebros. 

COMO OPTIMIZAR TU CEREBRO.

El cerebro solo representa el 2% del peso total del cuerpo, pero él produce y consume el 20% de la energía total del organismo.
Sabiendo que la energía de las células, incluyendo las nerviosas, se produce en las mitocondrias (verdaderas centrales energéticas), es deducible que un mal funcionamiento de las mismas impactará negativamente nuestra capacidad cognitiva.
Entonces, mi estimado lector, es imprescindible que mantengamos las mitocondrias de las células cerebrales en un estado óptimo de funcionamiento para lograr lo cual debemos suministrarle un combustible de alto octanaje (calidad).
Este combustible de alta calidad lo conseguimos cuando sometemos al cuerpo a un estado de cetosis, que es una situación metabólica en la que obligamos al cuerpo a que deje de utilizar como fuente primaria de energía los glúcidos (azúcar), y reemplace esa energía por la de las grasas. Esto, dicho en pocas palabras, es lo que se conoce como dieta cetogénica.
En estudios llevados a cabo hay evidencia experimental que indican que la dieta cetogénica tiene efectos beneficiosos en una amplia gama de trastornos cerebrales que se caracterizan por la muerte de las neuronas.
Otra cuestión que debes considerar al momento de querer optimizar tu cerebro es el suplir las deficiencias de micronutrientes que son necesarios para las mitocondrias, especialmente las vitaminas del grupo B, con especial relevancia la B12.
Por último, debes exponerte al sol para que estimules a tu cuerpo a producir vitamina D que juega también un papel importante en la salud cerebral,existiendo, según estudios,una relación clara entre bajos niveles de vitamina D y depresión, Parkinson y Alzheimer (estudio, estudio, estudio, artículo).

 Por: +Joaquín Teheran Lora 


IMPRIME este artículo, descárgalo en PDF o envíalo por CORREO.

IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE.


Recuerda  SUSCRIBIRTE A QISOMA para que recibas nuestras actualizaciones por correo . 


COMPARTIR ESTE ARTICULO ES UNA FORMA DE AGRADECERME.


Puedes compartir este artículo por Facebook, Twitter, G+ y por Correo








COMENTARIOS:
Puedes comentar DIRECTAMENTE en el Blog, no sin antes advertirte que TODOS LOS COMENTARIOS ESTÁN SIENDO MODERADOS.Te anticipamos que no publicaremos los comentarios cuyo remitente firme como ANONIMO.
SOLO SERÁN PUBLICADOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN.

Además de comentar también puedes compartir o recomendar este artículo.
Gracias de antemano por tu valiosa opinión.

3 comentarios :

  1. Gracias Joaquín, excelente artículo. Aunque también podríamos agregar,la contaminación por el uso de la tecnología;tales como TV, Equipos, audífonos, computadores; y especialmente la radiación´de los teléfonos celulares ( smartfhon, tablet, etc), que dañan de manera muy profunda, el cerebro, especialmente el de nuestros niños. Como biomagnetistas o sanadores podemos aportar, en el cuidado y educación y recuperación del cerebro dañado. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Premar21: Tienes toda la razón. Tu apunte es oportuno y acertado.

      Eliminar


cerrar
suscripcion