f LAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES: DURMIENDO CON EL ENEMIGO | Qisoma
27 de marzo de 2016

LAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES: DURMIENDO CON EL ENEMIGO

Buscar en este Blog
Lo mejor que se puede COMPARTIR
es el conocimiento.
Si te gusta este artículo, COMPARTELO.
enfermedades-autoinmunes

CUANDO EL SISTEMA INMUNOLOGICO ES TU PEOR ENEMIGO.

El sistema inmunológico o sistema defensivo del cuerpo es el conjunto de estructuras y procesos biológicos que protege al organismo contra enfermedades identificando y matando los patógenos y agentes agresores del mismo.

Es un mecanismo que detecta una gran variedad de agentes patógenos, desde virus hasta parásitos intestinales a los cuales sabe distinguir  de las células y tejidos propios del organismo. Necesita distinguirlos para poder funcionar correctamente.
Un sistema inmune en estado normal tiene como función proteger al cuerpo.
Pero hay dos estados del sistema inmunológico en los que esta función protectora no es cumplida a cabalidad:
1- Cuando el sistema se torna deficiente o menos activo de lo normal, en cuyo caso estamos ante una inmunodeficiencia, resultando en infecciones recurrentes con peligros para la vida. 
2- Cuando el sistema "enloquece" y se torna tan hiperactivo que ataca tejidos normales como si fueran organismos extraños, dando origen a enfermedades que se conocen como enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, la diabetes tipo I, el lupus eritematoso y otras más.


LAS RESPUESTAS DEL SISTEMA INMUNE.


Cuando un patógeno o agresor entra al organismo, el sistema inmune - para protegernos- da alguna de las siguientes respuestas:

1- Una respuesta inespecífica o innata (traída de nacimiento)  con la cual ataca inmediatamente a los patógenos que penetran en el organismo. Esta respuesta es inespecífica porque no está indicada para un patógeno en particular o determinado.
Durante esta respuesta, simultáneamente, el sistema inmune en la lucha contra la infección se adapta para mejorar el "reconocimiento" del agente agresor. La información sobre esta respuesta la memoriza o conserva aun después que el agresor es eliminado bajo la forma de "memoria inmunológica" . Esta memoria le permitirá al sistema inmune desencadenar ataques más rápidos y fuertes si en el futuro detecta este tipo de patógeno.
2- Una respuesta específica o adquirida que solo sirve para atacar a un agente en concreto. Para que se desarrolle este tipo de respuesta debe existir información del patógeno "grabada" en las células de memoria.
Pero, tanto la inmunidad innata como la específica dependen de la habilidad que tenga el sistema inmune para distinguir entre las moléculas propias y las que no lo son. 
Las moléculas propias son aquellos componentes que el sistema inmunológico distingue de las sustancias extrañas y las considerada amigables. Al contrario, las moléculas que no son parte del organismo son reconocidas como agresores o antígenos.


EL SISTEMA INMUNE COMO UN LECTOR DE CODIGO DE  BARRAS

Para hacer esa distinción entre moléculas propias y las que son antígenos,el sistema inmune funciona como un perfecto lector de código de barras, como este que se muestra en la imagen , que hoy es de uso corriente.
Desde que nacemos, todas las células del cuerpo tienen un código que las distingue, y el sistema inmune va leyendo ese código como si fuera, repetimos, un lector de códigos.
Cuando nacemos tenemos una característica: las células del cuerpo tienen un código y el sistema inmume, va leyendo ese código para determinar que actitud adoptará de acuerdo a la lectura.
En las membranas de las células se encuentran las proteinas que desempeñan el papel de  códigos de barras que mencionamos.
Así por ejemplo, cuando el sistema inmune se encuentra frente a una célula hepática, o una renal, o una de cualquier otro órgano del cuerpo portando cada una su respectivo código, la reconoce como tal y no la ataca.
Pero así como hay códigos o patrones para las células humanas, hay patrones que tienen los patógenos mediante los cuales son reconocidos por el sistema inmune. De tal manera que el sistema podría decir: " esto es un agente externo y lo atacaremos".
Así está codificado todo. Es decir, tenemos esa inteligencia desde que nacemos.

CUANDO EL SISTEMA INMUNE SE EQUIVOCA.

Por algunas razones, que mencionaremos más adelante, el Sistema inmune se equivoca y en vez de atacar lo extraño al cuerpo o lo dañino, de pronto ataca al propio cuerpo, dando origen a lo que se conoce como autoinmunidad. La autoinmunidad es una condición en la que el sistema inmunitario ataca a las células del propio organismo, condición en la que se convierte en el agresor y ataca partes del cuerpo, en vez de protegerlas. Es una condición en la que el sistema inmune, parece enloquecido o confundido y se convierte en nuestro peor enemigo, ya que desencadena una respuesta exagerada contra sustancias y tejidos normalmente presentes en el organismo : estamos así frente a una enfermedad autoinmune.Es una respuesta en contra de células o de componentes de nuestro organismo, cuando eso no debería ocurrir.Enfermedades autoinmunes hay muchísimas, pero en el fondo hacen parte del mismo proceso: el sistema inmune se equivoca al leer los códigos.



PORQUÉ SE EQUIVOCA EL SISTEMA INMUNE.


Es importante insistir y repetir que el sistema inmunitario funciona como un lector de los  códigos diseñados por algunas proteínas presentes en las membranas celulares , que las identifican como propias del cuerpo.
Sin embargo, hay circunstancias o factores que cambian o modifican las estructuras de estas proteínas o códigos y las hacen extrañas o agresoras para el sistema inmune que las considera como "objetivos de ataque" .
Uno de los factores que provoca esta modificación lo constituyen la presencia en el cuerpo de químicos como los pesticidas y los metales pesados como el plomo, el cadmio y el mercurio.
El mercurio,  es uno de los tóxicos que más provoca esta irregularidad. Cuando el mercurio llega al páncreas, por ejemplo, se pega a las proteínas codificadoras de las células de este órgano y le cambia su estructura. A partir de allí, las células pancreáticas, especialmente las dedicadas a producir insulina, son consideradas extrañas por el sistema inmune que las ataca , las  destruye y las imposibilita para producir insulina, con lo cual se configura la diabetes tipo I o insulino dependiente. Es por ello que esta diabetes es considerada como una enfermedad autoinmune.   
Otro factor no menos importante para el buen funcionamiento del sistema inmune, lo constituye la necesidad de vitamina D .
La mayoría de las personas presentan deficiencia de vitamina D a pesar de que podemos formarla fácilmente  a partir del sol. Pero no tomamos sol suficiente, porque todos estamos cubiertos debido a que nos han metido el miedo al cáncer de piel, presuntamente originado por la exposición al sol. 
El resultado de eso es que si la vitamina D está muy baja, las células del sistema inmune que se llaman linfocitos reguladores (que actúan como un director de orquesta) comienzan a enloquecer o a mandar mensajes equivocados. Y si el director de la orquesta del sistema inmune enloquece, apague y vámonos.
Los linfocitos reguladores impiden la sobreactivación del sistema inmune y como su nombre lo indica mantienen regulado el sistema.


PRINCIPALES ENFERMEDADES AUTOINMUNES.

enfermedades-autoinmunes
En una próxima entrada nos ocuparemos de cada una de estas enfermedades.
jotelo



IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE




COMENTARIOS:
Puedes comentar DIRECTAMENTE en el Blog, no sin antes advertirte que TODOS LOS COMENTARIOS ESTÁN SIENDO MODERADOS.
Te anticipamos que no publicaremos los comentarios cuyo remitente firme como ANONIMO.
ADEMÁS, SOLO SERÁN PUBLICADOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN.

Gracias de antemano por tu valiosa opinión.

No hay comentarios :


Atención:
COMPARTIR
StatCounter
cerrar
suscripcion