Joaquin Teherán Lora Las Mitocondrias y sus Funciones en el Organismo . | Qisoma Google ;
03 octubre 2017

Las Mitocondrias y sus Funciones en el Organismo .

Por: Joaquín Teheran Lora





mitocondrias.

EN LAS MITOCONDRIAS ESTÁ LA CLAVE DE LA SALUD o DE LA ENFERMEDAD

El cuerpo humano es una perfecta máquina biológica compuesta por unos 37 billones de células con un tamaño medio de unas 10 micras (una micra es la milésima parte de un milímetro).
Las células son como pequeñas bolsitas que constan principalmente de 3 partes: de una membrana que las envuelve, de un citoplasma que es una gelatina que ocupa su interior y de un núcleo (en el centro) que es otra pequeña bolsita con un contenido oscuro que contiene el material genético (ADN que forma los cromosomas).

En el gelatinoso citoplasma se encuentran unos minúsculos organitos con funciones vitales para la célula y por consiguiente para el organismo todo.
Dentro de esos organitos se encuentran los ribosomas, el retículo endoplasmático y en especial LAS MITOCONDRIAS. Las mitocondrias son de extrema importancia para el cuerpo porque ellas son las encargadas de producir la energía (ATP) que el cuerpo necesita para llevar a cabo todas las funciones o tareas que lo mantengan vivo y en estado de salud.
Funcionan como diminutas fábricas de energía ya que a partir de la glucosa y el oxígeno, producen el trifosfato de adenosina (ATP), la energía que el cuerpo necesita para que todos sus órganos y sistemas funcionen correctamente. Las mitocondrias, pues,son las plantas energéticas de las células. Desde luego, si no funcionan bien, las células viven mal, o mueren.


LAS MITOCONDRIAS SON RESPONSABLES DE LA APOPTOSIS.

Es sabido que las células como seres vivos que son, tienen que morir, pero no cuando les provoque sino cuando les llegue su tiempo programado para ello. La muerte necesaria de las células obedece a una programación que se conoce como APOPTOSIS (o muerte celular programada), Pues bien, las mitocondrias son las responsables de la apoptosis.. De todo lo anunciado hasta ahora ya te habrás formando la idea de la importancia que tiene para el organismo el estado en que se encuentren las mitocondrias y puedes ir concluyendo que ellas desempeñan un papel clave en la salud y en las enfermedades.

LA DISFUNCION MITOCONDRIAL.


mitocondrias-y-radicales-libres


Desafortunadamente, las mitocondrias, como toda planta de producción de energía, también generan una cantidad de subproductos, desechos o "basura" metabólica que conocemos como radicales libres que polucionan el entorno pero que no deben causar ningún daño mientras éstos no rebasen en cantidad la capacidad natural que tiene el organismo para neutralizarlos y drenarlos.Para ello el cuerpo tiene "antioxidantes endógenos"
Cuando los radicales libres saturan el entorno atacan la estructura de las membranas celulares, interaccionan negativamente con la producción de ADN y ARN, con la síntesis de proteínas y, además, destruyendo una importantísima cantidad de enzimas celulares.
Adicionalmente, los radicales libres favorecen la aparición de células mutantes las cuales están indudablemente relacionadas con el envejecimiento celular y el cáncer.
Las mitocondrias son el objetivo más fácil para ser dañado por los radicales libres debido a dos razones:
1.Están exactamente dónde se producen los radicales libres.
2.Carecen de las defensas antioxidantes que sí están presentes en otras partes de la célula.
La acumulación de estos subproductos dentro de las mitocondrias daña su estructura y su ADN. Este daño es similar al que produce la radiación ionizante y hoy existe un importante consenso científico que lo considera uno de los principales factores del envejecimiento. Lamentablemente en estos días que vivimos existen muchos factores que contribuyen a que las mitocondrias se deterioren como la dieta basada en alimentos procesados, la inactividad, la exposición a los campos electromagnéticos de teléfonos celulares, wifis y más.
Con los factores mencionados las mitocondrias se dañan y comienzan a fallar, las energías de la persona disminuyen, lo que provoca, por ejemplo, dolores de cabeza y fatiga crónica. La persona se torna vulnerable a enfermedades degenerativas como el cáncer, las enfermedades cardíacas, la diabetes y problemas neurodegenerativos, entre otros. La persona vive entonces una verdadera disfunción o daño mitocondrial que puede reversarse siempre y cuando se haga uso del combustible (alimentos) adecuado para hacerlo.
Una dieta baja en carbohidratos y rica en grasas saludables es la clave para mejorar la función mitocondrial.
Cuando le brindamos al cuerpo grasas para que las emplee como combustible, el hígado crea con ellas las cetonas, que son grasas solubles en agua que se queman más eficientemente que los carbohidratos. Estas cetonas, o grasas hidrosolubles, crean menos radicales libres.
Las cetonas también reducen la inflamación, mejoran el metabolismo de la glucosa y ayudan a construir masa muscular.
El alto consumo de grasas saludables – especialmente las grasas saturadas – mejora la salud y la longevidad.
Sin la energía proporcionada por las mitocondrias la vida sería muy difícil de darse; incluso con la simple disminución de esta energía (ATP) se presentan problemas de índole patológico.
Fallos en la producción energética de las mitocondrias pueden provocar, en función de su severidad, alteraciones de la salud que van desde una situación de debilidad hasta un síndrome devastador, generalmente de afectación neuromuscular, que conduce en poco tiempo a la muerte del individuo.
La mitocondria, además, regula los niveles de calcio intracelular (esencial en la transmisión del impulso nervioso, entre otras cosas), interviene en la proliferación celular, en el envejecimiento y en la apoptosis (especie de suicidio celular controlado que elimina células no deseadas por el organismo y que es fundamental durante el desarrollo embrionario y de bloqueo obligado en el desarrollo de tumores)
Es sorprendente que un orgánulo de carácter microscópico afecte de manera compleja el desarrollo del organismo.


EL ORIGEN DE LA MITOCONDRIA: ES UNA BACTERIA EVOLUCIONADA

Hace ya unos 1.500 millones de años, surgen unas bacterias de vida independiente acostumbradas a respirar un gas venenoso: el oxígeno.
Esta bacteria es engullida por otro organismo unicelular (una célula) para comérsela, pero no lo hace sino que simplemente la retiene en su interior, no la digiere.
Ese depredador era el ancestro de las actuales células y la bacteria engullida era una proteobacteria a la que no le resultaba dañino el oxígeno ya que había desarrollado la capacidad de respirarlo.
Se inicia allí una relación simbiótica en la que la célula hospedadora daba protección y alimentos fáciles a la bacteria engullida y ésta, a cambio, metabolizaba el oxígeno permitiendo la supervivencia de la célula que la hospedaba, mientras que miles de millones de otras células y bacterias morían.
La estabilización y evolución de este nuevo sistema biológico condujo a que la totalidad de las células eucariotas existentes en nuestro planeta (de plantas, de animales, hongos, etc.) contengan en su interior el resultado de la evolución de aquella bacteria resistente al oxígeno: la mitocondria


TRATAMIENTOS PARA LAS MITOCONDRIAS.


Existen tratamientos que se utilizan en las enfermedades generadas por las disfunciones mitocondriales que tienen por objeto básicamente aliviar los síntomas y retardar la progresión de la enfermedad.
Estos tratamientos se basan en mejorar la producción de ATP, suministrando suplementos que son transportadores o aceptores de electrones como la vitamina C y la ubiquinona (CoQ10).
La administración de suplementos de coenzima Q10 es un tratamiento para algunos trastornos mitocondriales raros y muy graves, y también para otros trastornos metabólicos donde los pacientes no son capaces de producir suficiente CoQ10.
La coenzima Q10 es un componente que participa en la respiración celular aeróbica, generando energía en forma de ATP. El noventa y cinco por ciento de la energía del cuerpo humano se genera de esta manera. Por lo tanto, los órganos con un requerimiento más alto de energía (como el corazón y el hígado) son los que tienen concentraciones más elevadas de la coenzima.
La coenzima Q10 liposomal es de gran efectividad.
Por otra parte, es importante evitar algunos fármacos que pueden presentar cierto riesgo de toxicidad para la mitocondria. Algunos antiepilépticos, como el valproato sódico que inhibe la fosforilación oxidativa y afecta a la oxidación de los ácidos grasos.
También se deben evitar los barbitúricos y las hidantoinas (antiepilépticos). También algunos antivirales, antibióticos y anestésicos.
Las enfermedades mitocondriales son graves. No obstante, el diagnóstico y tratamiento tempranos pueden mejorar la calidad de vida de algunos pacientes.

IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE. 

Por: +Joaquín Teheran Lora (Jotelo)


Ten en cuenta las siguientes sugerencias y RECUERDA que, "COMPARTIR ES BUENO"



Qisoma es una página independiente y libre de costos para sus lectores. Si encuentras que nuestro esfuerzo  y la información que compartimos te ha sido útil y de ayuda, considera apoyarnos con una donación.  Mantener vigente y actualizado el blog demanda unos gastos de tiempo y sostenimiento que rebasan nuestra capacidad de cubrirlos. Contáctanos a nuestro correo qisoma@hotmail.com para darte instrucciones de cómo hacerlo.

De antemano muchas gracias.








COMENTARIOS:
Puedes comentar DIRECTAMENTE en el Blog, no sin antes advertirte que TODOS LOS COMENTARIOS ESTÁN SIENDO MODERADOS.Te anticipamos que no publicaremos los comentarios cuyo remitente firme como ANONIMO.
SOLO SERÁN PUBLICADOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN.

Además de comentar también puedes compartir o recomendar este artículo.
Gracias de antemano por tu valiosa opinión.

No hay comentarios :


cerrar
suscripcion