9 de febrero de 2016

AMINOACIDO GLUTAMINA PARA LA SALUD INTESTINAL.



glutamina

La glutamina es el aminoácido más abundante en el cuerpo y es un  nutriente indispensable en la oncología.


El aminoácido glutamina es uno de los aminoácidos "no esenciales" en los seres humanos, implicado en numerosos procesos metabólicos, razón por la cual es el de mayor concentración en el plasma sanguíneo, en los músculos , en el líquido cerebral y la médula espinal. De los aminoácidos la glutamina tiene una participación del 60% en el organismo humano.

Recientemente, la glutamina ha sido objeto de gran interés científico. Un creciente número de evidencias sugieren que durante ciertas etapas estresantes, el organismo necesita más glutamina que la que puede producir. Bajo esas circunstancias la glutamina puede ser considerada un aminoácido ''condicionalmente esencial''. La Glutamina está involucrada en el mantenimiento positivo del equilibrio de nitrógeno (un estado anabólico) y también ayuda a la proliferación celular (de los linfocitos del sistema inmunológico y los enterocitos del intestino). Además la glutamina es un regulador del equilibrio que debe existir entre la alcalinidad (base) y la acidez en el cuerpo :este aminoácido puede disociar el amoníaco en los riñones, proceso conocido como reacción de la glutaminasa. Esto tiene una ventaja: se elimina el ácido, por una parte, y, por la otra, se ahorra bicarbonato.
Es además,un transportador de nitrógeno que juega un rol importante en la digestión de alimentos y en el crecimiento.

GLUTAMINA AYUDA A LOS TEJIDOS CON DIVISION CELULAR ELEVADA.

Este aminoácido es  especialmente requerido por los tejidos con una tasa de división celular elevada como el sistema inmune y las células de las mucosas del intestino, especialmente el intestino delgado.

Por lo tanto, si no contamos con una buena cantidad de glutamina en el cuerpo pueden presentarse deficiencias del sistema inmunológico y problemas en el sistema digestivo debido a infecciones que pueden afectar la calidad de vida significativamente.
Participa, por lo tanto, en la regeneración de la flora intestinal y de las mucosas del intestino relacionándose así con las funciones inmunológicas de la microflora intestinal. Si se ha dicho que el ácido glutámico es el "combustible del cerebro" podemos decir que la glutamina es el "combustible del intestino"


LA ENFERMEDAD DE CRONH Y LA GLUTAMINA.

Debido a que la glutamina  proporciona energía para las células digestivas, ayuda a estas células en su regeneración y renovación, por lo tanto, mejora  la capacidad de absorción del intestino o permeabilidad intestinal. Es de recordar que la permeabilidad o absorción intestinal se encuentra muy reducida en las personas que padecen la enfermedad de Crohn que las conduce a la mala utilización de las vitaminas y micronutrientes de los alimentos que consumen.
Las enfermedades autoinmunes en el sistema digestivo, como la enfermedad de Crohn son casi siempre acompañadas por la reducción de la permeabilidad de la pared intestinal, lo que las conduce finalmente a la mala utilización de las vitaminas de los alimentos que ha comido. 
Investigadores de la India han demostrado que tomar suplementos de glutamina  como parte de la dieta, especialmente la contenida en el suero de la leche,  puede aumentar drásticamente la permeabilidad intestinal y mejorar así las sustancias vitales que entran al cuerpo.


LA GLUTAMINA ES ANTICANCEROSA Y ANTITUMORAL.

Otro campo importante de aplicación de glutamina en la lucha contra enfermedades es en el tratamiento del cáncer. Se han llevado a cabo estudios  que muestran los efectos de la glutamina contra los tumores y el cáncer y que la hacen un nutriente indispensable en la oncología.
En la gran mayoría de estos estudios clínicos, se concluye que la administración de suplementos de glutamina en pacientes con cáncer mejora el metabolismo  y la  situación clínica sin aumentar el crecimiento del tumor. La glutamina mejora el sistema inmune, inhibe la proliferación celular y aumenta la tasa de apoptosis. 
En diversas situaciones clínicas, el suministro de glutamina exógena apropiada es segura y beneficiosa y puede contribuir a disminuir los riesgos de altas dosis de quimioterapia y radiación. Además, hay alguna evidencia de que la disponibilidad de glutamina adecuada puede afectar beneficiosamente los resultado, especialmente en pacientes sometidos a trasplante de médula ósea.

CUÁNDO NECESITAMOS GLUTAMINA.

En tiempos de mala salud metabólica, después de operaciones difíciles o cuando se sufren lesiones o quemaduras, lo más seguro es que se presente una pronunciada falta de glutamina, lo cual significa que la suplementación adecuada (10 gs por día) de este aminoácido se hace necesaria.


IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE
Recuerda  SUSCRIBIRTE A QISOMA para que recibas nuestras actualizaciones por correo .  




Puedes compartir este artículo por Facebook, Twitter, G+ y por Correo




cerrar
suscripcion