25 de noviembre de 2015

NO HAGAS DIETAS: APRENDE A COMER.

dieta-proporcional

El peligro no es la grasa , sino la insulina.

En el artículo anterior “Adelgazar no es perder peso” en el que establecimos la diferencia entre adelgazar y “perder peso”, dijimos que el problema de la población obesa no es que pese mucho sino que sus cuerpos están demasiado llenos de grasa acumulada o, en otras palabras, están gordas.El problema es la grasa.
Guardados ciertos límites, la grasa en el cuerpo es necesaria ya que es una sustancia que protege a los órganos, que nos da protección del frío y que conserva dentro de sí un potencial de energía de reserva destinada a atender al organismo en los momentos de escasez.
Si viniera una época de severa escasez de comida los primeros en morir de hambre lo serán los “flacos” y los últimos que van a morir son los “gordos”.
Cuando el cuerpo no tiene más remedio utiliza su grasa como fuente de energía para sobrevivir. Los osos hibernan por largos meses y durante todo ese tiempo sus cuerpos van consumiendo la grasa almacenada. Por eso, el oso empieza su sueño de hibernación estando básicamente obeso y despierta de su sueño como un oso delgado.

proceso-de-grasas

La grasa almacenada en el cuerpo se forma por los excesos de glucosa (azúcar) en la sangre, como lo muestra el diagrama anterior.
La glucosa en la sangre obliga al cuerpo a producir insulina para que esta hormona la transporte a todas y cada una de las células que la convertirán en energía. Si las células del cuerpo ya utilizaron la glucosa que necesitaban y sobra un exceso, el cuerpo creará grasa para “almacenar” el excedente de glucosa. La insulina sería comparable a un carro transportador que lleva consigo la glucosa hasta las células para alimentarlas. Si este carro se queda cargado de glucosa entonces éste (insulina) convertirá esa carga (exceso de glucosa) en grasa para almacenar. Es la insulina la que hace que engordemos.
A manera de resumen, exceso de glucosa en la sangre y exceso concomitante de insulina, es el origen de la grasa en el cuerpo.
Fíjate que quien origina más grasa es el azúcar y la insulina.
Pero por muchos años se nos ha vendido la idea de que es la grasa la que ocasiona más grasa.
Como público consumidor hemos creído esa idea al punto de que hoy en día consumimos menos grasa que antes. La constante publicidad nos ha hecho conscientes de la realidad que nos querían inculcar: “la grasa es la que engorda”. Sin embargo esto es una “verdad a medias”. Es algo que no es 100% verdad.
Sí. La grasa nos puede engordar, es verdad, pero para que esto ocurra debe estar la hormona insulina presente. Sin la insulina presente en la escena, la grasa no nos puede engordar. Que quede claro este concepto porque es básico para entender lo que diremos más adelante. 
Pongamos el ejemplo de los esquimales NÓMADAS que lo único que pueden comer está limitado a lo que se puede conseguir en la región del polo norte, donde no hay tierra para sembrar ni para que crezca planta vegetal alguna. Solo existe nieve y hielo.
Los esquimales siempre han sobrevivido  cazando y pescando animales para usarlos de alimento. Un esquimal original hace siempre su desayuno, almuerzo y cena, comiendo lo que puede pescar o cazar. En fin, lo único que come un esquimal es carne o grasa. No consume carbohidratos porque no existen en su ambiente.
Si las grasas engordaran, la dieta alta en grasas de los esquimales haría de ellos unas personas muy gordas. Sin embargo,  nunca han existido esquimales nómadas con sobrepeso ni con obesidad, debido a que la grasa que contienen sus alimentos no se pueden convertir en grasa corporal porque no están acompañados del consumo de carbohidratos. Sin carbohidratos, es poca la insulina presente en la sangre.
El exceso de insulina solamente se produce cuando ingerimos carbohidratos refinados.
Sin la ayuda de la insulina las grasas que consumimos no se pueden acumular en nuestro cuerpo. Es por esto que una carne de cerdo bien grasosa solamente nos podría engordar si la combinamos con alguno de los carbohidratos que fuerzan al cuerpo a producir insulina. La carne de cerdo con grasa, de por sí sola, no nos puede engordar.
El problema del sobrepeso y la obesidad no ha sido causado por las grasas que consumimos. Ha sido causado por la combinación entre grasas y carbohidratos refinados. Por ejemplo, almorzar o cenar unas tajadas de pizza (grasa con pan) sería una forma segura de acumular grasa en el cuerpo.
Se pueden consumir grasas sin que ello signifique que vamos a engordar. Lo que no es inteligente es combinar grasa con carbohidratos refinados.
Combinar carbohidratos refinados con grasa es una forma segura de EMPEORAR LO QUE YA DE POR SI ERA MALO. Si deseas adelgazar tienes que entender que la grasa de por sí no es lo que engorda. La grasa sin la ayuda de la insulina que produce tu cuerpo cuando consume una buena dosis de carbohidratos no te puede engordar. 
Ahora bien, si tenemos idea de cuales alimentos engordan y cuales adelgazan es fácil desarrollar un sistema de dieta en la cual no se prohíba nada. Si tienes en cuenta que el cuerpo solamente puede engordar cuando produce suficiente insulina podrás entender que la meta de una buena dieta debe ser reducir la producción de insulina.
En principio, y para efectos de lo que deseamos lograr a modo de dieta para adelgazar, solamente hay dos tipos de alimentos: los que adelgazan y los que engordan. Mira el cuadro a continuación.
alimentos

Si seleccionamos, como parte de nuestra dieta, más alimentos de los que producen poca reacción de insulina en el cuerpo (Tipo A) y menos de los que producen mucha reacción de insulina en el cuerpo (Tipo E) empezaremos a adelgazar. Cualquier régimen que reduzca la producción de insulina te hará reducir la grasa del cuerpo. O sea, adelgazar.
El sistema que te recomiendo es un sistema donde no pasarás mucho trabajo midiendo porciones, ni pesando alimentos, ni contando calorías, ni contando carbohidratos. Es un sistema VISUAL de PORCIONES. 
Visualizas tu plato dividido en 3 porciones iguales, tal como lo muestra la imagen siguiente (dos porciones arriba y una porción abajo).
En cada una de las divisiones de la parte superior seleccionas una porción de alimento tipo A (adelgazante) y en la parte inferior seleccionas una porción del tipo E (engorda). Tu plato se vería así:
alimentos


Quizás notes poca comida y pienses que te quedarás con hambre. Puedes comer suficiente de cada uno de los alimentos hasta quedar satisfecho.
Cuando empieces a utilizar este método observarás que tu hambre se reducirá. Esto se debe a que al consumir menos proporción de los alimentos tipo E tu cuerpo producirá menos insulina y esta hormona es la que aumenta el hambre. Al producirse menos insulina tendrás menos hambre y te podrás satisfacer más fácilmente y con menos comida.
Lo importante es que debes asegurarte de que los alimentos de tipo E nunca sean más de una tercera parte del total a consumir. De esta manera estarás reduciendo la producción de insulina en tu cuerpo y empezarás a adelgazar.
Como habrás notado, con este sistema no tienes que negarte absolutamente nada., siempre y cuando respetes la regla: 2 porciones de alimentos  tipo A (Adelgazan) por cada porción de alimentos tipo E (Engordan).
El secreto del asunto es controlar la producción de insulina controlando las porciones de los alimentos tipo E.
Por ejemplo, si te comes una chuleta de cerdo con ensalada, la grasa de la carne no podrá ser utilizada por tu cuerpo ya que la ensalada produce muy poca reacción de insulina.
Pero, si cometes el error de comerte esa misma chuleta de cerdo acompañada de una porción sustanciosa de arroz y habichuelas, es seguro que engordarás.
La insulina es el “carro de carga” que recoge la grasa y la glucosa para convertirlas en nuevas grasas para el cuerpo. Si controlas los alimentos tipo E no tendrás problema en comerte una carne frita de cerdo ni ninguna otra carne con grasa.
dieta-diabeticos
DIETA PARA  DIABETICOS
Para los diabéticos la dieta ideal serían 3 porciones de alimento tipo A y una porción de alimento tipo E. Esta dieta produce en el cuerpo menos insulina que la anterior por obvias razones ya que contiene menos proporción de los alimentos de tipo E.
Los siguientes alimentos, que son los más comunes en nuestra dieta típica son tipo E ya que ocasionan una alta producción de insulina:


Si tú eres de las personas que no gustas de las ensaladas ni de las verduras, puedes excluirlas de tu dieta, pero tienes que asegurarte de que las dos porciones correspondientes a los alimentos tipo A sigan siendo proporcionalmente el doble de la correspondiente a los alimentos de tipo E.


 Por: +Joaquín Teheran Lora 

TE RECOMIENDO QUE LEAS LOS SIGUIENTES ARTICULOS EN ESTE BLOG:

imprimir IMPRIME este artículo, descárgalo en PDF o envíalo por CORREO

IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO ES UNA FORMA DE AGRADECERME :




Si después de leído, te gusta este artículo, COMPARTELO.
COMENTARIOS:
Puedes comentar DIRECTAMENTE en el Blog, no sin antes advertirte que TODOS LOS COMENTARIOS ESTÁN SIENDO MODERADOS.
Te anticipamos que no publicaremos los comentarios cuyo remitente firme como ANONIMO.
ADEMÁS, SOLO SERÁN PUBLICADOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN.

Gracias de antemano por tu valiosa opinión.

4 comentarios :

  1. Hola Joaquin Teheran, soy Rafael Oscar Montealegre y vivo en Florencia Caqueta, estoy interesado en comprar unas unidades de Somadren y la zeolita. Podrias darme precios y la forma de hacer las compras. Soy admirador de tus articulos y praticante del biomagnetismo y cada dia aprendo mucho de tus articulos asi como de los procedimientos que indicas como curativos de algunas enfermedades. Mi correo es midillis@hotmail.com.

    ResponderEliminar
  2. Hola Joaquin Teheran, soy Rafael Oscar Montealegre y vivo en Florencia Caqueta, estoy interesado en comprar unas unidades de Somadren y la zeolita. Podrias darme precios y la forma de hacer las compras. Soy admirador de tus articulos y praticante del biomagnetismo y cada dia aprendo mucho de tus articulos asi como de los procedimientos que indicas como curativos de algunas enfermedades. Mi correo es midillis@hotmail.com.

    ResponderEliminar
  3. Hola Joaquín, interesantísimo reportaje, claro y preciso, primera vez a mis 65 años que tomo conciencia de lo que es "adelgazar" y "bajar de peso". Pondré en práctica tus sabios consejos para cuidar mi salud sin estrés ni prohibiciones, sino con sabiduría y placer. Gracias.
    Saludos cordiales.
    Verónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica por tus palabras. Espero que te vaya bien poniendo en práctica estas recomendaciones y estimules a otros a que sigan el mismo camino.

      Eliminar


Atención:
COMPARTIR
StatCounter
cerrar
suscripcion