Buscar en este Blog
27 de enero de 2011

EL TIMO: UN ILUSTRE DESCONOCIDO ... CENTRO DE COMANDO DEL SISTEMA INMUNOLOGICO


sistema-defensivo

El sistema defensivo es un verdadero ejercito.

Nuestro cuerpo tiene que luchar permanentemente contra toda clase de microorganismos y sustancias nocivas que cuando logran el propósito de reinar en nosotros son causa de muchos estragos.
Pero la gran fuerza Universal y Cósmica, la gran energía misteriosa, sabedora de lo que representa para la evolución de los organismos complejos, en especial el del hombre, diseñó en nuestro organismo un perfecto sistema de defensa en el que previó todo cuanto se necesita para proteger la integridad interna y externa.

Este montaje es tan perfecto que los detalles se ajustan con tanto celo y prolijidad, que este mecanismo de defensa es en realidad un verdadero ejercito capaz de desplegar las exquisiteces mas sofisticadas de la estrategia como arte.
Ante una  agresión, el cuerpo inicia una resistencia, se defiende mediante los mecanismos de defensa con los que lo dotó la fuerza de la naturaleza, pero la suprema conciencia tiene previsto que la entrega a los valores mas genuinos del espíritu termine siendo el verdadero sistema defensivo del organismoEn otras palabras: cuando «despertemos» espiritualmente gozaremos a plenitud de un organismo inmune a las amenazas extrañas al cuerpo.
Pero hasta cuando  este «despertar espiritual» ocurra, algo o “alguien” debe asumir la tarea de organizar, comandar y fortificar la defensa orgánica.

Y sobre la glándula TIMO recayó esta tarea y responsabilidad y ella, en consecuencia es la que organiza, comanda y fortifica todo el sistema defensivo de nuestro organismo.
Paracelso, alquimista y médico, padre de la medicina hermética del siglo XVI, decía: “Cada uno entre nosotros posee un médico interior que nos guía con el fin de mantener el buen estado de salud.”
Esa sabia inteligencia que nos guía desde adentro tiene su cuartel general en la glándula TIMO.
Tradicionalmente se ubicaba a la glándula del timo como cede del chacra del corazón. No obstante, cada vez son más los autores que se refieren a este centro como un chacra distinto, que está activándose en estos momentos de la evolución humana:
Se encuentra entre los chacras del corazón y de la Garganta. 
La función del TIMO es generar paz y amor universal. También se vincula con la glándula del TIMO  a  nuestro sistema inmunológico. El despertar de este nuevo chacra fortalecerá nuestro sistema inmunológico y nos ayudará a tratar el cáncer, el sida, las enfermedades del corazón y otros males.
La principal función del TIMO es la de producir linfocitos T... En el TIMO, además,  tiene lugar un proceso de «aprendizaje de los linfocitos» para que reconozcan las células del organismo. Los linfocitos que no reconocen correctamente a las células del organismo son eliminados por los macrófagos.
Los linfocitos T son liberados al torrente sanguíneo llegando finalmente a los ganglios linfáticos, al bazo, a las amígdalas y a las placas de Peyer. Hay dos enfermedades relacionadas con la incorrecta maduración de los linfocitos T.
La diabetes insulinodependiente se debe a que los linfocitos T citotóxicos no reconocen a las células beta del páncreas y por lo tanto las destruyen.
En el lupus eritematoso sistemático los linfocitos T citotóxicos destruyen diversos tipos celulares afectando a órganos vitales, produciendo la muerte del individuo.
La glándula TIMO, también  controla y regula el  flujo de energía a través del sistema de energía del organismo, poniendo inmediatamente en marcha muchas medidas correctoras para contrarrestar los desequilibrios tan pronto como se presenten y para alcanzar un reequilibramiento y armonía de la energía corporal.
La glándula TIMO  constituye el enlace o eslabón entre la mente y el cuerpo, siendo el primer órgano en verse afectado por las actitudes mentales y el stress.

EL TIMO: Una verdadera escuela de defensa

Como se sabe desde hace miles de años, la glándula timo constituye la sede o asiento de la energía vitales la llave de la energía vital, del thymos. una salud vibrante y positiva.
Esta glándula olvidada, no solo inicia, organiza y dirige la defensa de nuestro cuerpo, sino que es un centro de formación de las células de defensa y de las sustancias activas más importantes en el mecanismo de defensa . Es un lugar de aprendizaje y de entrenamiento para la defensa, es analógicamente hablando, «una escuela de artes marciales» para las células defensivas .
No es gratuita, entonces, la razón por la cual esta glándula astrológicamente esté regida por el logos planetario  de Marte, planeta de la energía y la guerra.

EL SISTEMA DEFENSIVO.

El sistema inmunitario se compone de una red de células, tejidos y órganos que trabajan en conjunto para proteger al cuerpo.
Incluido dentro del programa de defensa, se estableció una compleja red de vasos que tienen la misión de introducirse en los lugares mas ocultos del cuerpo para recoger los líquidos orgánicos cargados de impurezas y transportarlos hasta los ganglios (IG de la bioenergetica acupuntural china) con el fin de que allí se tomen las medidas que dictamine el código genético  de esa persona en particular. 
Las hormonas y células nerviosas sensoriales, son mensajeros que, en todos los instantes de nuestra vida, tienen informado al TIMO,  de todo lo que ocurre en nuestro cuerpo.
LOS GRANULOCITOS son leucocitos (glóbulos blancos) especialmente destinados a erigir un muro alrededor del sitio afectado para poner límites a la infección y favorecer  la actuación de los demás elementos encargados de la defensa..
LOS MACROFAGOS O FAGOCITOS.  Son glóbulos blancos que proceden de los monocitos. Se localizan en los tejidos procedentes de la sangre de donde emigran a través de los capilares  y donde son conocidos como monocitos
Provistos de un mecanismo que les permite descubrir a los enemigos, los macrófagos actúan como cazadores de recompensas: fagocitan y digieren bacterias grandes, bacilos tóxicos, restos de tejidos y otros cuerpos no reconocidos por los ordenadores del cuerpo. Si las células a deglutir tienen  paredes muy resistentes, es cuestión de pedir socorro por medio de mensajeros, e inmediatamente el Timo envía unas proteínas que las debilitan, perforándolas por varias partes.
LOS GANGLIOS. Son pequeñas bolsas que se encuentran entre los vasos del sistema  linfático y en ellos se almacenan los glóbulos blancos o linfocitos: Son como unas torres de vigilancia,  o el lugar donde se separa lo propio de lo impropio.
Lo que es propio sigue su curso, pero de aquello que no se identifica como propio se encargan las células de memoria, los fagocitos y todo lo que, de una u otra forma, interviene en la tarea de defensa.
 CELULAS DE MEMORIA.  Todo lo que no es identificado como propio es llevado a los ganglios linfáticos (IG chino), donde las células de memoria comprueban su procedencia y sus características.
Si se trata de algo impropio para el organismo, dan la señal de alarma (desde los ganglios), y, en respuesta EL TIMO envía unas  proteínas específicas que las  activan y las hacen “plásticas”, dúctiles.
De este modo, ellas ( las células de memoria) toman la forma geométrica  que exactamente tiene el “agresor”  y así, en un encaje perfecto, pueden atraparlo, inutilizarlo o destruirlo.
Como este encaje se hace con toda precisión, al sistema así conformado, se le llama llave-cerradura (o Complejo Inmune).
 Las células de memoria preparadas con el sistema llave-cerradura (Complejo Inmune), destruyen las bacterias, virus, hongos, parásitos y venenos peligrosos para el cuerpo.
 Aquí, podemos valorar claramente el importante papel que juega El Timo, pues gracias a él las células de memoria defensiva pueden realizar su trabajo.
 LAS CELULAS CILIADAS. Cuando virus, bacterias u otros agentes tóxicos (alergenos o anfígenos) han penetrado por las aberturas naturales (boca, nariz, etc) se intenta expulsarlos por medio de la tos o el estornudo provocado por las células ciliadas.
LA INMUNIDAD es la facultad que tiene el organismo de elaborar células o proteínas cuya especifica misión es la de mantener la integridad biológica del individuo
Estas células pueden cumplir un trabajo tan específico gracias a que están dotadas de una geometría que les permite reconocer lo que es propio  de ese organismo, como lo que no lo es. Así, cuando estas células  se encuentran con algo impropio del organismo (como virus, bacterias, hongos u otros agentes), efectúan el reconocimiento pertinente y si encuentran que no está codificado en los ordenadores de ese cuerpo, lo «ensamblan» en su estructura y lo destruyen.
Estas células capaces de ensamblarse con lo “impropio” reciben el nombre de anticuerpos y los agentes extraños e invasores deglutidos por ellas, antígenos.
Por el hecho de que el antígeno y el anticuerpo encajan con toda justeza, entre los dos, constituyen un sistema de defensa al cual se le da el nombre de sistema llave-cerradura (Complejo Inmune), como ya hemos dicho.
Constantemente, un ejército compuesto de incontable cantidad de unidades, patrulla nuestro cuerpo recorriéndolo sin  descanso. Ante la presencia del “enemigo”, ya sea por dentro o por fuera, cunde la alarma  y mientras los virus oportunistas, los alérgenos y las bacterias nocivas tratan de agredir, las hormonas y las células nerviosas y sensoriales vuelan llevando el mensaje al TIMO que entonces organiza la defensa.
LOS LEUCOCITOS, o glóbulos blancos son células sanguíneas  que intervienen en la defensa del organismo contra sustancias extrañas o agentes infecciosos (antígenos). Dentro de los leucocitos hay un subgrupo que tiene la específica misión de lograr y mantener la inmunidad del cuerpo, son los LINFOCITOS.
No importa que no sepamos cuántas clases de glóbulos blancos  o leucocitos hay, ni sus nombres científicos pero si es necesario comprender las condiciones en que ellos trabajan  y en qué forma son estimulados porque entonces podremos colaborar con ellos en la magna tarea de defender no solo a esta (nuestra particular encarnación) sino a la Vida en todas sus múltiples facetas.
Los leucocitos o glóbulos blancos existen en cantidad astronómica  si se tiene en cuenta que, en condiciones normales, hay entre 5.000 y 7.000  por cada centímetro cúbico de sangre y que un adulto de contextura normal, tiene 5 litros de sangre  aproximadamente.
Ese ejercito interminable de leucocitos patrulla el cuerpo constantemente y, viajando  por el torrente sanguíneo, penetra en las células o sale de ellas para escurrirse dentro de los vericuetos mas ocultos, o embarcarse en la corriente linfática y congregarse en los ganglios o seguir su derrotero interminable, siempre atentos a desplegar sus dotes defensivas apenas las circunstancias lo soliciten
No hay mas que ver lo que ocurre cuando nos clavamos una espina, para comprobar que la defensa interna y externa no solo está organizada sino que es veloz, inmediata y sumamente eficaz.  A pesar de que la inflamación que proviene de la picadura de un mosquito, de una conjuntivitis o de una hepatitis presentan aspectos distintos, los cambios celulares (que se observan al microscopio) son esencialmente los mismos, pues siempre está presente el cuarteto:   calor-hinchazón-enrojecimiento-dolor (es un cuadro que hemos denominado «CHED»).
La presencia de este cuarteto (CHED), por lo tanto, es indicio de que el organismo no es indiferente a la agresión; que está alerta y puede preparar su estrategia gracias a que los leucocitos están provistos de una cualidad que se llama quimiotaxia, que les permite llegar puntualmente al campo de batalla
La hinchazón es debida a la presencia de sangre, y con ella, de leucocitos, Gracias a la hinchazón, la piel y/o membranas se estiran, sus poros se «agrandan» y los leucocitos pueden pasar con comodidad esas barreras y distribuirse estratégicamente para erigir una barricada que circunscriba la zona dentro de la menor extensión posible. De ese modo, no solo demarcan los límites de acción y evitan la diseminación de las toxinas existentes, sino que logran elevar la temperatura del lugar creando, por un lado, un ambiente desfavorable para la proliferación de los microorganismos atacantes y por el otro, facilitar la acción de los leucocitos.
Una vez que la batalla ha terminado y las toxinas han sido confinadas, comienza el trabajo de  limpiar minuciosamente el terreno de impurezas: todo lo que sea extraño, todo lo que no se reconozca como propio debe deglutirse  y asimilarse para, de este modo, tornarlo inofensivo.; si las partículas a deglutir son muy grandes,  no tiene importancia. Para eso existen los macrófagos que, como todos los demás leucocitos, rápidamente acuden al llamado y, como tienen enzimas digestivas especiales, pueden digerir bacterias grandes, bacilos altamente tóxicos y restos de tejido de gran tamaño.
Tampoco tiene importancia que el tamaño del agresor supere al de los macrófagos: en ese caso es cuestión de disponer alrededor de él de un contingente y, después de aglutinarlo, repartirse la presa entre todos. ¿Y si sus paredes son muy resistentes?.....En ese caso es cuestión de pedir auxilio al Timo e inmediatamente él enviará unas proteínas especiales capaces de debilitarlas, perforándolas.
Habrá, a veces, cuerpos que por sus características no puedan deglutirse (como una espina o un pedazo de vidrio, por ejemplo) pero no es cuestión de desanimarse pues ellos tienen recursos para todo: en principio lo rodean con cuidado y depositan alrededor de él los productos de desechos para que se forme pus y se favorezca la eliminación de ese cuerpo extraño, junto con todo el resto de materia muerta.
Una vez realizada la limpieza, los mismos glóbulos blancos se encargan de aportar los elementos necesarios para la reconstrucción, lo mas exacta posible, del tejido dañado y al cabo de unos días, la cicatriz muestra la maestría  con la que se realizó el trabajo.
Algo que, por si solo, debería llenarnos de agradecido respeto, es saber que en el interior del cuerpo este quehacer de reparación no solo se multiplica muchas veces sino que se realiza en forma constante porque a la violencia a la que sometemos a nuestro organismo con lo inadecuado de nuestra alimentación, con las impurezas del aire que respiramos y con las condiciones deficientes que , en general, le brindamos, debe agregarse la agitación que damos a nuestra energía  en forma permanente con nuestros pensamientos, nuestras acciones mal dirigidas y nuestras emociones incontroladas.
Todo este cúmulo de cosas lastiman nuestros órganos mucho más profundamente de lo que creemos. Si estas heridas no fueran reparadas  de inmediato y si los tóxicos no fueran deglutidos, triturados y transformados por los leucocitos, el reino humano ya hubiera sucumbido  en los campos de batalla del universo tangible.
Naturalmente que los leucocitos tienen especialidades – por decirlo así – porque desde el momento en que las funciones que tiene que cumplir son tan variadas, ellos están provistos de elementos que los hacen mas aptos  para desempeñarse en algunas tareas, con mayor eficiencia que en las demás.  
Cada uno de estos grupos cumple, dentro del sistema inmunológico, una misión particular, cuya comprensión, con toda seguridad, nos abrirá las puertas de una nueva esperanza, tanto si estamos enfermos como si no lo estamos; porque veremos que ayudar a la naturaleza en nuestra propia defensa está mucho mas al alcance de lo que nosotros creemos. Se hace imperativo, por lo tanto,  que los estudiemos  con algún detenimiento.
Los Linfocitos son células de alta jerarquía en el  sistema inmunitario, principalmente encargados de la inmunidad específica o adquirida y se localizan principalmente en el sistema linfático.
LOS LIFOCITOS T. (CD4 o CD8).
Si los linfocitos son elaborados en la glándula Timo y son, por ello, timo dependientes, reciben el nombre de linfacitos T o CD4 y CD8. 
Los linfocitos T o CD4 son los coordinadores para que  los glóbulos blancos  y anticuerpos  ataquen y destruyan cualquier cuerpo extraño que entre al cuerpo humano.
 Durante su desarrollo, los linfocitos T deben "aprender" a reconocer las moléculas CMH (complejo mayor de histocompatibilidad) propias del individuo, un proceso complejo que tiene lugar en el TIMO. Puesto que las moléculas CMH sólo pueden presentar péptidos, esto implica que los linfocitos T, dado que sólo pueden reconocer un antígeno si viene asociado a una molécula CMH, sólo pueden reaccionar ante antígenos de origen proteico (procedentes de microbios) y no a otro tipo de compuestos químicos (ni lípidos, ni ácidos nucleicos, ni azúcares). Las moléculas CMH adquieren el péptido que presentan en el exterior de la membrana celular durante su propia biosíntesis, en el interior celular. Por tanto, los péptidos que presentan las moléculas CMH provienen de microbios que están en el interior celular, y ésta es la razón por la cual los linfocitos T sólo detectan microbios asociados a células y desencadenan una respuesta inmune contra microbios intracelulares. 
Los linfocitos elaborados en el Timo, fagocitan, neutralizan, se comprometen y tienen memoria , pero como son los hijos mimados del Timo y este los respalda emitiendo su nota maestra, el trabajo de defensa de ellos se perfecciona y enriquece considerablemente...
 Al llegar al tejido que les ofrece las condiciones adecuadas como el Bazo o los ganglios, por ejemplo, ellos – que son en si mismo células madres -, se multiplican muchísimo y dan millones de células hijas , las cuales siguen su misma línea de acción  y entonces, entre todas, patrullan el cuerpo sin descanso.
Cada una de las unidades que forman  la célula madre (linfocito y anticuerpo) tiene, por separado,  su propia capacidad defensiva que, en si misma, es eficaz y específica: pero al combinarse las dos e interactuar tan estrechamente, la capacidad de la célula en conjunto se potencia de tal modo que, en fisiología se les llama  células destructoras.
A partir  del momento en que son creadas estas  células destructoras, son capaces de fagocitar y digerir no solo bacterias de gran tamaño, gran toxicidad y desarrollo lento (como los bacilos de la tuberculosis, por ejemplo, ) sino que pueden deglutir células enteras infectadas y/o  por virus  como las cancerosas y destruir a los dos al mismo tiempo : a la célula y al virus,  antes de que la célula pueda multiplicarse con una información distorsionada  en su código genético (ahogando, al mismo tiempo, al tejido de su entorno) o bien que el virus prolifere dentro de ella y sea liberado causando estragos en todo el cuerpo.
Además, mientras los linfocitos comunes se agotan y mueren después de fagocitar o digerir entre 5 o 25 bacterias, los tímicos solo se agotan después de destruir por lo menos a 100 enemigos.
Por ser poseedores de una capacidad tan poderosa  y específica , estas células pueden neutralizar las células de órganos trasplantados o injertos de tejidos, provocando el rechazo por considerarlos incompatibles  con el organismo.
            Otra característica que distingue a los linfocitos T o sensibilizados,, es su persistencia o su memoria, pues mientras la memoria de los linfocitos B, se conserva solo algunos años,  la de estos puede durar toda la vida.
            Otro aspecto de suma importancia es que, los linfocitos T son competentes para actuar de dos maneras aparentemente antagónicas  pero sin embargo complementarias: como células T de ayuda, trabajan estimulando el sistema inmunológico en la defensa del organismo en todos sus aspectos y como células T de supresión pueden inhibir y regular el sistema inmunológico cuando actúa con excesivo celo..
            En resumen: la inmunidad natural ( de los linfocitos B) es muy útil cuando se contraen enfermedades virulentas agudas ; pero la inmunidad adquirida ( de los linfocitos T) es mucho mas potente y actúa cuando se trata de enfermedades profundas y de desarrollo lento,  como la tuberculosis y el cáncer..
            Esto significa que el Timo está  fisiológicamente preparado para poner en juego toda una batería completa de defensa, incluyendo la respuesta inflamatoria y los anticuerpos.
            No debe pensarse que El Timo concentra su poder solamente en sus propios linfocitos, sino que, habiendo asumido la responsabilidad de ser Comandante en Jefe de la defensa de todo el organismo, él tiene bajo control todo cuanto ocurre más allá de sus fronteras y activa y potencia con sus secreciones no solamente todos los agentes encargados de la defensa, sino todos los que, directa o indirectamente están involucrados en ese quehacer, como la médula ósea, las amígdalas, los ganglios, etc, que elaboran leucocitos; o como el riñón , que segregan hormonas que estimulan su producción.
            Además, de la condición del Timo, depende la velocidad de la producción de anticuerpos y/o la movilización de todos los factores involucrados en la defensa.
            En caso de necesidad, cuando existe una invasión masiva y el Timo está en condiciones de desplegar su potencia, el organismo puede fabricar anticuerpos con la increíble velocidad de 3.000 y 30.000 por segundo y lograr más de ¡¡ dos billones!! de variedades diferentes.
LOS LIFOCITOS B.
Están dotados de receptores para antígenos específicos y, por lo tanto, pueden “reconocer” y responder  al que se le presente. Ellos son los encargados de la producción de anticuerpos (o inmunoglobulinas) y de la destrucción de células anormales. 
Estos linfocitos son timo independientes  y constituyen el 95% de todos los linfocitos existentes en el organismo. Son redondos, pequeños y no se multiplican por  ellos mismos; pero cuando se encuentran con un cuerpo extraño ( o un cuerpo registrado como no propio), comienzan a dividirse con una velocidad que puede alcanzar hasta 30.000 descendientes por segundo. Al mismo tiempo que se dividen  generan unas moléculas de proteínas cuya geometría es la exacta réplica de ese cuerpo extraño. 
Después de 5 u 8 generaciones celulares, estas moléculas proteicas están en su máximo nivel de maduración y se convierten en células madres, provistas de toda la capacidad de trabajar por si mismas y en forma independiente. Entonces ellas son vertidas  en la circulación linfática y finalmente en el torrente sanguíneo. 
A pesar de que los anticuerpos elaborados por los linfocitos B no pueden neutralizar ningún otro antígeno (o enemigo) mas que aquel cuya geometría es coincidente, su existencia enriquece considerablemente la capacidad defensiva del organismo,  porque gracias a su memoria, ellos siguen construyendo anticuerpos por un tiempo que puede variar entre pocos meses y algunos años. Se dice entonces en fisiología que los linfocitos se han comprometido  y gracias a eso el cuerpo  se ha inmunizado. 
Todo este trabajo de inmunización y defensa  que realizan los Linfocitos B, no solo es maravilloso sino natural y forma parte del equipo del hombre, como uno de los tantos mecanismos de defensa que la naturaleza ha montado y por eso, a pesar de su importancia y de su excelente sincronía, se le llama  inmunidad inespecífica.

TODO ESTE MECANISMO DE  DEFENSA DE NUESTRO ORGANISMO , QUE FUNCIONA A LA PERFECCIÓN ES COORDINADO DESDE Y POR EL TIMO. 
ESTO NOS EXPLICA EL PORQUE ESTA GLANDULA ES DE EXTREMADA IMPORTANCIA PARA LA SALUD.
Decíamos anteriormente que la función del TIMO es generar paz y amor universal. El TIMO y su funcionamiento , por consiguiente, mantiene una estrecha relación con la calidad de  los sentimientos de amor y concordia que maneja el ser humano.
Bioenergeticamente está comprobado que los sentimientos  y pensamientos de odio, ira y violencia le hacen mas daño al TIMO que los propios virus y bacterias. Mientras que pensamientos y sentimientos positivos de amor , concordia, paz y ecuanimidad lo fortalecen.
Es por esta razón  por lo que LA ROSA , que es símbolo de todos estos positivos sentimientos , que es el símbolo del amor universal, suministrada en esencia o en extracto, ayuda a recuperar al TIMO y por consiguiente a fortalecer el Sistema inmunologico. La rosa , astrologicamente está regida por el planeta Venus (Libra) que es complemento del planeta Marte (Aries) que rige al Timo como viene ya dicho.

¿Te gustó este artículo?. Descárgalo completo aquí.





EJERCICIOS PARA EQUILIBRAR   EL TIMO (VIDEOS)









Si después de leído, te gusta este artículo, COMPARTELO.
COMENTARIOS:
Puedes comentar DIRECTAMENTE en el Blog, no sin antes advertirte que TODOS LOS COMENTARIOS ESTÁN SIENDO MODERADOS.
Te anticipamos que no publicaremos los comentarios cuyo remitente firme como ANONIMO.
ADEMÁS, SOLO SERÁN PUBLICADOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN.

Gracias de antemano por tu valiosa opinión.

7 comentarios :

  1. Gracias Joaquin por tu entrega , me encanto el documento referente al timo es una de las glándulas principales con la glándula pineal.

    EXCELENTE MUCHAS GRACIAS
    CARIÑOS

    ANDREA CATALAN CHILE

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante Joaquin, muchas gracias estoy apenas empezando a incursionar en esta rama y la verdad estoy deseosa de aprender muchas cosas, por el momento estoy inscrita en un curso de medicina ortomolecular, pero me interesa también el biomagnetismo.
    tengo un familiar con fractura de vertebras por un accidente y es por ello mi interes en estas terapias para ver cual es la mejor manera de poderlo ayudar tanto emocional como físicamente a digerir de la mejor manera posible esta situación en la que lo ha puesto la vida.
    Agradecee infinitamente la ayuda que me puedan proporcionar al respecto.
    mi correo electrónico es: luzpoly_@hotmail.com
    Nuevamente mil gracias y que Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  3. Andrea Catalan:
    Tienes razón, respecto a la importancia que también tiene la glándula pineal. En la sección de enfermedades y biomagnetismo hago referencia a ello.

    ResponderEliminar
  4. Para luzpoly_@hotmail.com:
    Agradezco tu mensaje que estimula a seguir en la labor en que nos hemos empeñado.
    Te estaré respondiendo a tu correo.

    ResponderEliminar
  5. Joaquin Gracias acabo de leer tu apotacion como siempre muy interesante todo lo que tu aportas y seguimos aprendiendo
    gracias de nueva cuenta
    Miguel Angel

    ResponderEliminar
  6. Joaquin Gracias acabo de leer tu apotacion como siempre muy interesante todo lo que tu aportas y seguimos aprendiendo
    gracias de nueva cuenta
    Miguel Angel

    2 de febrero de 2011 11:29

    ResponderEliminar
  7. Agradezco de todo corazón este interesante documento. Aprendo muchísimo con todos estos aportes que haces.

    Me he acordado de una duda sobre la plata coloidal por un comentario que se hace en el foro respecto a unas ulceras varicosas. Me preguntaron que el adaptador de 27 voltios, que amperios debe tener. Me bajé en su día el documento que subiste pero no pone nada del amperaje. Puedes contestarme a esto? Por si hace falta mi correo es silviado@msn.com

    Mi total agradecimeinto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar


cerrar
suscripcion