22 de noviembre de 2015

EL "COCO" DEL ACEITE DE COCO.


coco

El aceite de coco no es un fantasma al que temer.

Con este tema nos estamos ocupando del ACEITE DE COCO; de uno de los mejores regalos que nos ha hecho la naturaleza, pero que ha sido calumniado y vituperado durante los últimos 30 años mediante una campaña masiva de los medios noticiosos y las autoridades médicas con la cual se exhorta al público a que evite a toda costa el consumo de aceite de coco.

Estos detractores han venido informando al público sobre los “daños” que podría causar el aceite de coco. Han llegado a decir que es una grasa saturada que sube el colesterol creado con ello un verdadero “coco” (fantasma) con lo cual asustan a las gentes para mantenerlas alejadas de esta maravilla de la naturaleza.
Naturalmente, que una campaña como ésta, sostenida de manera reiterada ha terminado siendo aceptada por el público que lo eliminó de su dieta, sustituyéndolo por el aceite de soya o de maíz, que supuestamente son mucho mejores para la salud, como los mismos detractores del aceite de coco le han hecho creer.
Los fabricantes de aceites refinados llevan a cabo un esfuerzo concertado y una campaña de relaciones públicas para acaparar el mercado de los aceites y han convencido al público de que el aceite de coco es “malo” y el aceite refinado es “bueno”.
A la luz de lo que sostuvimos en nuestro artículo LOS ACEITES REFINADOS y LAS GRASAS QUE MATAN, queda demostrado que todo esto es una falsedad (un verdadero “coco”), o un craso desconocimiento.
Esa información suministrada por los “expertos” es equivocada o mal intencionada.
Es verdad que el aceite de coco es una grasa saturada. Pero todas las grasas saturadas no son “malas”, de la misma forma que hoy en día sabemos que existe un colesterol “bueno” y uno que conocemos como “malo”.
Anteriormente se pensaba que todo el colesterol era “malo” hasta que se descubrió que existen marcadas diferencias entre estos dos tipos de colesterol. Es igual con las grasas saturadas.
Es verdad, repetimos. El aceite de coco es una grasa saturada, pero esta es una grasa cuyas moléculas son tan pequeñas en tamaño, que el cuerpo las envía directamente a las células para ser convertidas en energía sin que tengan que pasar por el hígado como pasa con todas las otras grasas y aceites que ingerimos.
Esta grasa saturada del aceite de coco conocida como triglicéridos de cadena media (MCT) se convierte en energía casi instantáneamente y es una de las sustancias más valiosas que existen para ayudar a las personas a levantar su metabolismo , ADELGAZAR y hacerle frente a otras muchas enfermedades.
Si utilizas el aceite de coco a diario para cocinar o freír, como lo hacen en los países de medio oriente y las islas del océano Pacífico, no tendrás sobrepeso ni obesidad.
Para las personas con hipotiroidismo el uso del aceite de coco es una bendición. Les sube la temperatura del cuerpo de forma tan notable que se puede medir el aumento con un termómetro. Ya hemos dicho que las personas con hipotiroidismo tienen un cuerpo frío, porque el hipotiroidismo ocasiona un “metabolismo lento” y con metabolismo lento el cuerpo estará frío.

EL ACEITE DE COCO ES IGUAL A LA LECHE MATERNA.


Los triglicéridos de cadena media o ácidos grasos de cadena media son aquellos que contienen entre 6 y 12 cadenas de carbono, y son los siguientes:
Ácido Caproico (C6)
Ácido Caprílico (C8)
Ácido Cáprico (C10)
Ácido Laúrico (C12)
Todos estos triglicéridos de cadena media aportan muy buenos beneficios para la salud. Los C6 a C10, aunque se encuentran en el Aceite de Coco Virgen en pequeñas cantidades, son predominantes en otros alimentos naturales como la leche de cabra. De ahí sus nombres con la raíz “capra”.
En cambio, el ácido graso de cadena media predominante en el Aceite de Coco es el Ácido Laúrico. Aproximadamente el 50% en peso del Aceite de Coco Virgen es Ácido Laúrico, lo que convierte este alimento en la fuente natural más rica en Ácido Laúrico de la naturaleza, después de la leche materna.El único alimento natural que contiene más ácido laúrico que el Aceite de Coco es la leche materna.
Aunque todos los MCTs (C6 a C12) tienen efectos beneficiosos en el organismo, el más importante y conocido de los 4 es el C12, el Ácido Laúrico, que está reconocido científicamente como agente antimicrobiano usado por la industria farmacéutica y los nutricionistas. Los productos basados en el Ácido Laúrico en el mercado triplican a la suma de todos los productos basados en el resto de MCTs. De ahí la importancia que el Ácido Laúrico proporciona al Aceite de Coco Virgen.
El Ácido Laúrico (C12) que es el más importante y potente de los MCTs.
Destruye ciertos virus como el del herpes, elimina bacterias y logra que el organismo se desprenda de tóxicos internos.
Estas propiedades nos ayudan a limpiar el cuerpo de organismos parasíticos que causan infecciones y reducen el metabolismo.
Pero, algunas personas están tan infectadas de estos organismos que cuando usan aceite de coco sufren una reacción por la repentina muerte que el aceite les causa a estos organismos parasíticos.
Son reacciones que pueden ser muy desagradables como: dolor de cabeza, diarrea, dolores musculares, picazón en la piel, mucosidades en las fosas nasales.
Estas son reacciones causadas por la muerte de los organismos mencionados que residen en el cuerpo, como las bacterias, virus y parásitos. Cuando estos organismos se mueren dentro del cuerpo se pueden convertir en tóxicos que dan origen a todas estas reacciones desagradables.
Para evitar estas reacciones desagradables hay que usar el aceite de coco de forma juiciosa e inteligente. Se empieza con una dosis diaria baja para que el cuerpo tenga oportunidad de eliminar las toxinas que se acumulen al morir los organismos internos.
La clave es subir la dosis del aceite de coco de forma gradual (poco a poco) hasta llegar a usar unas 4 a 6 cucharadas soperas al día (30 a 50 ml), repartidas con las comidas.
Otros ácidos grasos presentes en el Aceite de Coco son el palmítico, el esteárico y el mirístico. 
El ácido oléico está presente con valores inferiores al 6%.El Aceite de Coco se encuentra de manera líquida a partir de los 25 grados centígrados de temperatura. Por debajo de esa temperatura tiende a solidificarse con mayor intensidad a más baja temperatura. Las propiedades del Aceite de Coco no se alteran al pasar del estado sólido a líquido ni viceversa. Su coloración es blanca en estado sólido y transparente ligeramente amarillenta en estado líquido. 

composicion



LA DIABETES Y EL ACEITE DE COCO.

Todas las células necesitan de la glucosa de los alimentos como “combustible” para funcionar. Es decir, la glucosa del torrente sanguíneo debe llegar y entrar a cada célula del cuerpo. Pero para poder entrar necesita de una llave para “abrir la puerta” de las células. La insulina es esa sustancia que se encarga de abrir la puerta celular acoplándose a unos receptores insulínicos que funcionan como “cerraduras” de esa puerta.
En la diabetes, esas “cerraduras” o receptores fallan y no responden a la insulina por lo que las células dejan de recibir alimento (glucosa) con el cual producir energía y empiezan a enfermarse.
En estas circunstancias de escasez, se sabe que las células pueden utilizar un combustible alternativo a la glucosa, conocido como cetonas que obtiene de las grasas acumuladas en períodos de abundancia.
Los triglicéridos de cadena media (MTC) del aceite de coco se convierten en cetonas rápidamente en el organismo y pasan directamente a suministrar energía a las células.
El aceite de coco beneficioso para la salud es el extraído por presión en frío, virgen, ecológico, sin el uso de químicos tóxicos en su cultivo, sin blanquear ni endurecer artificialmente, que afortunadamente cada vez encontramos en más sitios. En resumen, la grasa natural, de la mejor calidad, extraída de la forma más natural posible, y bajo ningún concepto hidrogenada o parcialmente hidrogenada, ni adulterada de ningún modo, algo que, por otro lado deberíamos exigir de cada grasa que consumimos..
En fin, se conocen más de 300 usos para el aceite coco que es bueno que los conozcas.



 Por: +Joaquín Teheran Lora 

TE RECOMIENDO QUE LEAS LOS SIGUIENTES ARTICULOS EN ESTE BLOG:

imprimir IMPRIME este artículo, descárgalo en PDF o envíalo por CORREO

IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO ES UNA FORMA DE AGRADECERME :




Si después de leído, te gusta este artículo, COMPARTELO.

COMENTARIOS:
Puedes comentar DIRECTAMENTE en el Blog, no sin antes advertirte que TODOS LOS COMENTARIOS ESTÁN SIENDO MODERADOS.
Te anticipamos que no publicaremos los comentarios cuyo remitente firme como ANONIMO.
ADEMÁS, SOLO SERÁN PUBLICADOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN.

Gracias de antemano por tu valiosa opinión.

1 comentario :

  1. debo corregirte, bajo ningun concepto las mitocondrias necesitan glucosa para sacar energia, hay unas partes del cerebro que necesitan esa glucosa, pero bajo ningun concepto a no ser que haiga diabetes tipo 1 descompensada hace falta ingerir ningun tipo e hc, tu higado tus astrocitos e incluso tu riñon transformara la grasa y los amonoacidos a peticion del cerebro
    venimos del paleolitico y hemos evolucionado de ellos, y en esa vida no habia ningun tipo de alimentacion basada en hidratos
    las enfermedades de los humanas son los alimentos modernos y bajo ningun concepto los ancestrales
    algun vez en vereno comian frutas del bosque, y si les dejaban lo oso miel,
    saludos

    ResponderEliminar


cerrar
suscripcion