f LA VERDAD SOBRE LOS GÉRMENES. | Qisoma
El médico del futuro no tratará el cuerpo humano con drogas, sino que prevendrá las enfermedades con la nutrición.
27 de mayo de 2011

LA VERDAD SOBRE LOS GÉRMENES.

Buscar en este Blog
Lo mejor que se puede COMPARTIR
es el conocimiento.
Si te gusta este artículo, COMPARTELO.
coloides

LOS MICROORGANISMOS  CAMBIAN DE FORMA PARA ADAPTARSE A LOS CAMBIOS QUE SE PRODUCEN EN NUESTRO INTERIOR.


En documento anterior sostuvimos que la acidosis metabólica es la “madre de todas las enfermedades”, concepto que tal vez  entre en conflicto con la concepción  que tenemos  sobre los gérmenes como los causantes de  todos los desarreglos orgánicos  o patológicos.  Todos hemos sido formados  bajo esta escuela del pensamiento médico que afirma y confirma la existencia de un “germen” para cada enfermedad.
El planteamiento médico del germen como causante de la enfermedad fue popularizado por  Louis Pasteur (1822-1895), el inventor de la pasteurización.  Afirmó, y todavía hay quienes lo afirman, que existen en el ambiente gérmenes o microbios que «invaden el cuerpo» y causan una variedad definible  de enfermedades por separado.
Que en consecuencia, para sanar, lo que se necesita  es  buscar, identificar y matar al germen que nos enfermó.
Las herramientas empleadas para esto (matar el germen) son  los fármacos, la cirugía, la radiación o la quimioterapia. Y para la prevención incluye el uso de vacunas.


En el mundo científico este planteamiento es conocido como la teoría «monomórfica de los gérmenes», que, repetimos,    dice que la mayoría  de las enfermedades son causadas por gérmenes o alguna forma microbiana estática.
Contemporáneo de Pasteur vivió otro investigador científico, Antoine Bechamp (1816-1908), que además de médico, fue físico, químico y biólogo.  A través de una meticulosa investigación demostró que Pasteur estaba errado ya que durante una infección esos organismos  no eran «cogidos» de afuera, sino que  venían de adentro (pleomorfismo).
Pero, ¿cómo que los gérmenes  vienen de dentro de nosotros?  ¡Nos cuesta creer esto!
Eso quiere decir, entonces, que, ¿los gérmenes ya existen en nosotros antes de enfermarnos?
Y entonces, ¿como se forman los gérmenes?
Bechamp descubrió que en las células del cuerpo se encuentran unas «granulaciones moleculares», que son elementos vivos que llamó  microzimas (o coloides de vida), que significa “fermentos pequeños”.  Estos organismos son llamados genéricamente endobiontes  y definidos como microorganismos que viven dentro de otro organismo sin hacerle daño, es decir, simbióticamente.
La esencia de la teoría que desarrolló es que los microzimas (endobiontes) son elementos que viven dentro de todos los seres vivos  en forma independiente. Habitan en las células, en el líquido intercelular, la sangre y la linfa. Que estos microzimas son capaces  de multiplicarse y reflejan el estado de salud o enfermedad.
 En un estado de salud, actúan armoniosamente y la fermentación se produce normalmente; pero en condiciones de enfermedad estos microzimas  son perturbados  y cambian su forma y función hasta volverse patógenos.
En consecuencia, como resultado de los cambios del terreno los microzimas cambian y se desarrollan para adaptarse a esos cambios, entonces aparece la enfermedad.
Para que aparezca la enfermedad es necesario que los microzimas asuman las formas de bacterias malas,virus y hongos cuando se presenta un terreno que favorece la enfermedad  y los obliga a cambiar.
Estos patógenos emiten subproductos tóxicos, contribuyendo aún más a un terreno debilitado.
Toda esta teoría se conoce como Pleomorfismo que es un concepto desarrollado  a principios de 1800. Sostiene  que «los gérmenes» provienen del interior del cuerpo y no de afuera,  de los puntitos que se pueden ver en la sangre con cualquier microscopio.
Estos «pequeños puntos», por supuesto, son los “coloides de la vida”, los microzimas  o Protistos  (especie de moho), que es la forma mas primitiva de cada microbio.


germenes-evolucion

De acuerdo al pleomorfismo a medida que el ambiente que rodea a las células se convierte en ácido, a consecuencia de los deshechos tóxicos generados por la «mala alimentación» o por los desarreglos emocionales, estos  «pequeños puntos » o Protistos cambian para ayudarnos, cambian  a  forma de “gérmenes” o  microorganismos que limpian la basura, las células muertas, las toxinas y similares. Se establece una relación armónica o simbiótica entre la célula y el microorganismo.
Pero cuando el ambiente de la célula aumenta su acidez y su toxicidad consecuente, el protisto pierde su armonioso vivir con la célula y cambia por primera vez en  forma de virus, después a bacteria y finalmente en  forma de hongo. Cada etapa de esta evolución es cada vez más hostil a las células del tejido circundante.
¡Los gérmenes, todos los microorganismos (virus, bacterias, hongos) son el resultado, no la causa de la enfermedad!
En consecuencia, si los «gérmenes» se encuentran en nosotros como consecuencia de la enfermedad y no como la causa, tratarlos con antibióticos y obsesionarnos únicamente en exterminarlos es un error.
 Se dice que Louis Pasteur dijo en su lecho de muerte que realmente se había equivocado acerca de su teoría de los «gérmenes»  como causa de la enfermedad.
  «El germen no es nada, el terreno lo es todo» fueron sus palabras con las que reconoció que es la alteración del medio interno el  origen de la enfermedad, que es el del problema, el  que permite que el germen se desarrolle.
En realidad, no son las bacterias las que producen la enfermedad en general, pero creemos que los componentes químicos  del metabolismo de estos microorganismos en el ambiente desequilibrado de las células del cuerpo humano son los que dan origen a las “enfermedades” en particular.
Si el metabolismo del cuerpo humano está perfectamente balanceado o equilibrado, de seguro no habrá ninguna enfermedad.


PORQUÉ NOS CONTAGIAMOS.


Ahora bien, surge un interrogante.
Si la infección viene de dentro, ¿por qué se produce el contagio?
Se produce contagio cuando hay un organismo afectado por acidosis, por hiperacidificación metabólica causada por la forma equivocada de comer y de vivir, cuando se altera el equilibrio del pH originando la proliferación del hongo el cual debilita el cuerpo. Si esto no se corrige , el hongo es la causa final de nuestra muerte.
En 1925, el zoólogo alemán Prof. Dr. Gunther Enderlein publicó sus conceptos de los ciclos de vida microbiana sobre la base de observaciones y análisis de sangre en el libro “El ciclo de vida de las bacterias
Hongo Aspergillus
(Tomado de Wikipedia)


 Él teorizó que el origen de cada microbio era una proteína pequeña de origen vegetal que Enderlein llamó protistos  o coloides.  Lo que Bechamp había llamado antes microzimas y que él consideró que en su desarrollo y evolución culminan finalmente en los hongos Aspergillus Níger y Mucor racemosus.
El Aspergillus Niger, produce en el organismo una «micotoxina» conocida como aflatoxina carcinogena de muy agresiva toxicidad . Esta micotoxina produce necrosis, afectando mas que todo al hígado; alteración en la digestión, en la absorción o en el metabolismo de los nutrientes.
Los niños, sin embargo, son particularmente afectados por la exposición a aflatoxinas con detención del crecimiento.  


Antón van Leenwenhoek fue el primero  que usó lentes de microscopio y que  a través de las comprobaciones efectuadas con los mismos planteó la hipótesis de que hay algún punto en el espacio y el tiempo en que los coloides de vida (la mas pequeña partícula capaz de expresar la vida biológica en el mundo físico) fueron engendrados a partir de los coloides de luz !(el reino espiritual).
Los gérmenes y microbios son formas de vida física que han evolucionado a partir de algo. Desde algo que no es físicamente medible, entonces debe ser algo que está en una vibración espiritual o de nivel superior.  Por lo tanto son  los coloides de la luz, que engendran los coloides de la vida.
Hablarle  a un científico empírico de “coloides de luz” es semejante a hablarle en galimatías porque no puede entender cómo un coloide de luz que es invisible e inconmensurable  pueda convertirse en un coloide de vida. No puede aceptar que la vida pueda provenir de la luz, porque, esto en su forma de pensar equivale a «salir de la nada». Para el científico, la vida debe ser el producto de la unión de un padre y una madre.

Como las “criaturas” de Leeuwenhoek no cumplían con esto, simplemente sus observaciones fueron ignoradas.
Retomando otra vez a Enderlein (ya mencionado anteriormente), éste creía  que las formas creadas por los «coloides de vida» en una etapa de su desarrollo, tienen una función útil, (la formación de plaquetas y mitocondrias es un ejemplo).
 Sugirió que las plaquetas se  forman a partir de los coloides de luz  en la sangre y que sirven para el mecanismo de la coagulación, mecanismo sin el cual se sangraría hasta la muerte ante la más mínima lesión.
Pero así como los coloides se funden en las plaquetas para el bien,  si el terreno interno se altera hacia la acidosis  debido la mala alimentación y a una  mala forma de vivir adquieren entonces una forma patógena.
Las sustancias patógenas en la sangre pueden juntarse adquiriendo miles de millones de formas.
Específicamente cómo y en qué aspecto depende del medio ambiente (composición química, pH, etc.).
A manera de conclusión, podemos afirmar:

1) Que la luz (coloides de luz) es el origen de los coloides de vida con los cuales nuestro organismo armoniza.
2) Que nuestros  malos hábitos de vida (alimentación y emociones)  hacen que los coloides de vida tomen forma de gérmenes patógenos ( virus-bacterias y hongos).
3) Que una escuela de pensamiento médico (la medicina moderna y su perspectiva monomórfica) sostiene que la mayoría de las enfermedades son causadas por gérmenes  o alguna forma microbiana estática del exterior,  por lo cual para recuperar al paciente, hay que:

·        Matar los gérmenes.
·        Matar los microbios.
·        Matar cualquier cosa que enferme.
·    Usar drogas, antibióticos, quimioterapias, radiaciones, cirugías.
         
Para esta escuela cada germen es inmutable y da lugar a una enfermedad diferente y recíprocamente, cada enfermedad es debida a un germen distinto que viene del exterior ya que el interior de los tejidos y la sangre son estériles.
Según esta teoría obligatoriamente existe un contexto conformado por  agente-huésped-medio ambiente, siendo el agente externo el más importante de los tres.
Es por eso que los tratamientos de las enfermedades se centran en descubrir un “agente  o microorganismo infeccioso” externo y las terapias se limitan a la destrucción del «bicho», supuesto causante de la enfermedad.
4) Que existe otra escuela de pensamiento  médico que incluye otras formas de arte curativas, sosteniendo que la mayoría de enfermedades son causadas por  un desequilibrio en el organismo debido a un desarreglo que puede ser nutricional, eléctrico, estructural, emocional,toxicológico o biológico. Que para recuperar al enfermo se necesita restablecer el equilibrio de su organismo trabajando a favor del cuerpo no en contra de él.
En consecuencia, cualquier tratamiento o terapia que reciba el paciente para ser exitoso debe recuperar, ante todo, su ecosistema interno (Ph) y su flora sanguínea normal.
Lo anterior nos obliga a resaltar nuevamente la importancia del consumo de agua alcalina como medida terapéutica.
Es conveniente que investiguemos sobre la biografía y los aportes científicos  de Louis  Pasteur, Antoine Bechamp, Gunther Enderleinn Antón van Leenwenhoek.
 




COMENTARIOS:
Puedes comentar DIRECTAMENTE en el Blog, no sin antes advertirte que TODOS LOS COMENTARIOS ESTÁN SIENDO MODERADOS.
Te anticipamos que no publicaremos los comentarios cuyo remitente firme como ANONIMO.
ADEMÁS, SOLO SERÁN PUBLICADOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN.

Gracias de antemano por tu valiosa opinión.

No hay comentarios :


Atención:
COMPARTIR
StatCounter
cerrar
suscripcion