8 de enero de 2016

AMINOACIDO LISINA Y LA SALUD CARDIOVASCULAR.

lisina


El aminoácido lisina promueve la salud cardiovascular.

La lisina es otro aminoácido clasificado como esencial, lo cual significa que es necesario para la salud humana, pero que  a pesar de ello, el cuerpo no puede fabricarlo. Hay que conseguirlo en los alimentos o en suplementos.

Desempeña un importante papel en la producción de colágeno una sustancia importante para los huesos y los tejidos conectivos, incluyendo la piel, tendones y cartílago.

QUÉ ES EL COLÁGENO.

Antes debemos tener claro qué es el tejido conectivo o conjuntivo.
Entre tejidos y entre órganos hay espacios que son rellenados por lo que se conoce como tejido conectivo (que conecta) que se constituye así en el soporte material del cuerpo. Este tejido está formado por células bastante separadas entre sí, por fibras de colágeno que proporcionan resistencia a la tracción y al estiramiento (tendones, ligamentos y fascias).
El colágeno es la proteína que forma las fibras de tejido conectivo en tejidos como la piel, ligamentos, cartílago y huesos. Asimismo actúa como una especie de “pegamento” intracelular que da apoyo, forma y consistencia a los vasos sanguíneos, huesos y órganos como el corazón, riñones e hígado. 
Sabemos que la vitamina C es esencial para la formación de un colágeno saludable como lo son también los aminoácidos lisina y prolina.
Además la L-lisina previene la digestión del colágeno bloqueando los lugares donde atacan las enzimas, haciendo de este nutriente un defensor crítico frente a la degradación del tejido conectivo; y toma parte en la absorción por parte del organismo del calcio, haciéndolo crucial para la salud de huesos y dientes.
lisina prolina Image Map La deficiencia de dichos nutrientes puede predisponer a la formación de lesiones en las arterias que conducen a su vez a la formación de placas ateroscleróticas, precursoras de patología cardíaca. Según Linus Pauling y Mathias Rath, la administración de lisina (preferiblemente acompañada de al menos 3 gramos de vitamina C por día) puede permitir reducir de manera significativa y relativamente rápida la placa de ateroma.
La lisina está comprometida, junto con la metionina de la producción de carnitina, un nutriente responsable para la conversión de ácidos grasos en energía, ayudando así a reducir el colesterol. 
La deficiencia de carnitina conduce a una disminución sustancial de la producción de energía y al aumento de masa del tejido adiposo.
Por otra parte, algunos estudios muestran que los suplementos de lisina aceleran la recuperación y previenen la recurrencia de la infección por herpes simple y herpes zoster . Los beneficios parecen deberse principalmente a la capacidad de la lisina para antagonizar la arginina, que promueve el crecimiento del herpes.

SUPLEMENTACION.

Cantidad que recomiendan los expertos: En general 500 mg, 2 veces al día, fuera de las comidas. Prevención de herpes: 500 a 2.000 mg al día. Tratamiento herpes I, II y zoster: 3 a 4 gramos al día. Dosis propuestas por Linus Pauling para el tratamiento de la patología cardíaca: Lisina (3 a 6 gramos) + Prolina (0,5 a 2 gramos) + Vitamina C (3 a 6 gramos).

LISINA Desempeña un papel esencial en la absorción del calcio, siendo así crucial para la salud de huesos y dientes. Para Linus Pauling y Mathias Rath, la lisina y la vitamina C son indispensables para la síntesis correcta del colágeno, con efectos antitumorales. El colágeno da consistencia a los vasos sanguíneos, huesos y órganos como el corazón, riñones e hígado. Es indicado para prevenir y hacer frente a la osteoporosis La lisina también estimula la liberación de la hormona del crecimiento; esto ha hecho que se utilice, sola o combinada con otros aminoácidos, en niños para estimular el crecimiento y en ancianos para retrasar el envejecimiento. Funciones que desempeña: Se requiere para el crecimiento y desarrollo de los huesos en los niños. Ayuda en la absorción de calcio Además, se necesita para producir anticuerpos, hormonas, enzimas y la formación de colágeno y por consiguiente para la reparación de tejidos. Ayuda en la lucha contra el herpes y el herpes labial. Mejora la función gástrica. Minimiza el daño que la glucemia causa en los ojos. Colabora en la reparación celular. Participa en el metabolismo de los ácidos grasos. Junto a la vitamina C, puede ayudar a retrasar o impedir las metástasis cancerosas. Recuperación de las intervenciones quirúrgicas. Producción de hormonas, enzimas y anticuerpos. Retrasa en envejecimiento en los ancianos. Ayuda a equilibrar los niveles de nitrógeno. Su CARENCIA, puede provocar: Anemia. Deficiencia en la capacidad de respuesta inmunitaria. Alteraciones del colágeno. Alteraciones gástricas. Alteraciones en el correcto desarrollo infantil. Cambios de humor. Falta de concentración. Falta de apetito. Mala absorción y distribución del calcio. Pérdida de peso. Trastornos del metabolismo de los lípidos. Trastornos del crecimiento.


IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE.
Recuerda  SUSCRIBIRTE A QISOMA para que recibas nuestras actualizaciones por correo .  




Puedes compartir este artículo por Facebook, Twitter, G+ y por Correo

Atención:
COMPARTIR
StatCounter
cerrar
suscripcion