26 de septiembre de 2015

COMO RESPIRAR PARA OBTENER MEJOR OXIGENACIÓN CORPORAL


respiracion

COMO AUMENTAR  EL TRANSPORTE DE OXIGENO A LAS CÉLULAS Y HACER DE LA RESPIRACIÓN LA PUERTA DE LA EVOLUCIÓN PERSONAL.



“El hombre del Tao respira como si no respirara”. Lao Tze.
El objetivo fisiológico  de la respiración es llevar oxígeno a la mitocondria de  las células de todo el cuerpo. La mitocondria es el lugar de la célula donde se produce la energía que nos mantiene con vida y con buena salud. Respirar es la función corporal más vital y al mismo tiempo más elemental del organismo a la que la mayor parte de las personas prestamos  poca atención por lo cual terminamos respirando mal y privando, por consiguiente al organismo del oxígeno necesario para mantenernos en buena salud.
Cuando se aumenta el suministro de oxígeno a la mitocondria, aquellas células enfermas pueden volver a ser de nuevo células normales. 
apretar -nariz
El oxígeno que necesitan las células viaja por el torrente sanguíneo literalmente "pegado" a la hemoglobina, proteína que "entrega" a las células  el oxígeno que porta solamente en presencia de Dióxido de carbono (CO2) en la sangre. Mientras más liberación de oxígeno haga la hemoglobina mejor es el estado de salud de la persona, y ello depende de la cantidad de CO2 acumulada en la sangre.
Muchas enfermedades están causadas, por una mala respiración, es decir, por un deficiente aporte de oxígeno a las células a consecuencia de una deficiencia de CO2.
La mejora de la liberación de oxigeno de la hemoglobina se puede hacer  mediante la práctica de la técnica de respiración conocida como Técnica Buteyko, llamada así en honor al doctor Konstantin Buteyko.
Según el  doctor ucraniano Konstantin Buteyko la deficiencia de CO2 es la  consecuencia de una respiración excesiva (hiperventilación).
Lo que comprobó el Dr. Buteyko en más de 40 años de investigación es que «respiramos mucho» y nos mantenemos en un estado crónico de hiperventilación.
Normalmente, quien padece de hiperventilación crónica no es consciente de ella y los médicos tampoco la diagnostican.
Con lo dicho hasta aquí nos debe quedar claro que para mantener una buena respiración, no solamente necesitamos oxígeno sino que también es necesario el CO2, que hemos tenido como nocivo.
La sangre requiere de una concentración de CO2 de 6.5%, mientras que de oxigeno solo requiere del 2%.


ORIGEN DE LA DEFICIENCIA DE CO2 (HIPOCAPNIA).

Hay muchos factores que conducen a la deficiencia de CO2 (hiperventilación crónica):
-El estrés prolongado.
-El respirar por la boca.
-El dormir demasiado tiempo o con demasiada ropa.
-La errónea creencia que nos han inculcado  a todos los niveles, de que «respirar hondo»(tomar gran cantidad de aire de manera forzada) es fundamentalmente bueno.
En consecuencia, si la deficiencia de CO2 es la causa de muchas enfermedades, elevar los niveles de dióxido de carbono de la sangre, hará desaparecer aquellas enfermedades  que no son sino complejas estrategias  del organismo para la supervivencia como la diabetes, disfunciones reproductivas, trastornos psicológicos, alergias, hipertensión, problemas renales, problemas cardíacos, problemas gástricos, deficiencia inmunológica, cáncer, e incluso el SIDA.

CÓMO ELEVAR EL NIVEL DE CO2.

Los niveles de CO2 se pueden elevar respirando menos ,o lo que es lo mismo, reduciendo el volumen de aire que se respira. Ello se conoce como "Respiración Reducida" o como dijo Lao Tse: "respirar como si no se respirara".
Ese es el fundamento del método Buteyko: respirar menos, para subir los niveles adecuados de CO2.
Debemos tener un nivel adecuado de CO2.

CÓMO SABER SI NUESTRO NIVEL DE CO2 ES EL ADECUADO.

El nivel de nuestro CO2 en sangre lo podemos medir mediante un procedimiento que Konstantin Buteyko denominó la Pausa de Control (PC) que se lleva a cabo de la siguiente manera:
Se respira de manera normal unas cuantas veces y al final de la última espiración se hace una pausa para atrapar el CO2 que produce el cuerpo, si es posible se cierra la nariz ayudándose de los dedos índice y pulgar.
Se cuentan o miden los segundos que transcurren desde el momento en que se cierra la nariz hasta que se sienta la necesidad de respirar.
Durante  el tiempo transcurrido en la pausa, el organismo elabora CO2.
Cuando el CO2 elaborado en la pausa alcanza los niveles a los que el cuerpo está acostumbrado se sentirán ganas de respirar. Entones volvemos a respirar.
La duración en segundos  de esta pausa nos indicará nuestro estado de salud. Cuanto más larga o duradera sea la pausa, mejor es el estado de salud.
Advertencia: No se trata de aguantar todo el tiempo que se pueda. Se trata es de saber exactamente el momento en que se siente una clara necesidad de respirar (como consecuencia del aumento de CO2).
Una persona completamente sana tiene una Pausa de Control de unos 60 segundos, que equivale a un índice de respiración de 1. 
Sabiendo lo anterior, si dividimos 60 entre el número de segundos de la Pausa de Control, obtendremos el índice de exceso de respiración, con lo cual podremos tener el siguiente cuadro de correspondencias aproximadas entre la Pausa de Control, el índice de exceso de respiración, el nivel de CO2 y el estado general de salud:

indices-pausa -de-control

La persona que tiene una Pausa de Control inferior a 30, presenta insuficiencia de CO2 (hiperventilación) que dará como consecuencia alteraciones en la producción de energía celular a través del Ciclo de Krebs y en otras reacciones químicas vitales (homeostasis) que tienen lugar en el cuerpo.
El Médico Buteyko y sus colegas médicos probaron en más de 250,000 pacientes soviéticos y rusos y encontraron  las siguientes relaciones:
PC de 1-10 : gravemente enfermo, pacientes con enfermedades terminales, generalmente hospitalizados.
PC de 10-20 : pacientes enfermos con problemas de salud y, a menudo, con medicación diaria.
PC de 20-30 : personas con salud normal y por lo general sin graves problemas de salud crónicos.
PC de 40-60 :  muy buen estado de salud.
¡PC de más de 60 : salud ideal, cuando muchas enfermedades crónicas son prácticamente imposibles.
Buteyko sostuvo que muchas enfermedades pueden ser curadas mediante la reducción de la respiración que de igual manera también conduce a la claridad de la mente, la paz interior y la tranquilidad. Además, se enteró de que reducir la respiración promueve la intuición, la telepatía y otros tipos de percepción extrasensorial.
En conclusión, lo que Buteyko encontró fue que la puerta de la evolución personal de un individuo, se puede abrir con la respiración.
De hecho, uno de los objetivos del Yoga de la India, el Pranayama, es respirar menos.
Sin embargo, la mayoría de la población hiperventila continuamente (en diversos grados) en su vida diaria, con lo cual elimina el CO2 beneficioso y necesario para nuestro sistema y reduce, de manera paradójica, el oxigeno en muchos órganos, incluyendo el cerebro.
Cuando el cerebro no recibe suficiente oxigeno, la función intelectual se deteriora.

FUNDAMENTOS FISIOLÓGICOS DE LA TEORÍA.

Cuando se introduce una cantidad excesiva de aire (el famoso e inadecuado  "respire  profundo"), se reduce el contenido de  dióxido de carbono (CO2) en la sangre, en los pulmones y las células del cuerpo.
En el siglo 19, Bronislav Verigo, un científico ruso de Perm, descubrió una relación peculiar: cuando disminuye el CO2 de la sangre, el oxígeno se une  de tal manera con la hemoglobina  que le es casi imposible llegar a los órganos del cuerpo (cerebro, corazón, riñones, etc.)
En otras palabras, cuando más profunda es la respiración, menor cantidad de oxigeno llega los órganos vitales del cuerpo.
Este descubrimiento de Verigo no fue tenido en cuenta.
Cristian Bohr, un científico sueco, hizo un descubrimiento similar que más tarde fue conocido como el «efecto Bohr»
Este efecto es el que facilita el transporte de oxigeno a todos los órganos del cuerpo.
Los trastornos producidos por la respiración profunda se agravan por factores como la contaminación ambiental, los pesticidas y otras sustancias químicas que se encuentran en los productos alimenticios.
El descubrimiento del hecho de que la causa principal de muchas enfermedades es la hiperventilación demuestra (a través de experimentos) el error de los métodos y principios correctivos existentes, especialmente aquel que se basa en que hay que respirar profundamente.
Si a un paciente se le pide que «tome una respiración profunda», notaremos que en unos pocos segundos los síntomas patológicos aumentarán.
Por el contrario, una reducción en la profundidad de la respiración eliminará los síntomas casi a la misma velocidad.
Por lo tanto, el único principio eficaz para la prevención y el tratamiento es reducir la respiración.
La principal prioridad es proporcionar a las personas la información acerca de este método con el fin de detener la propaganda de la respiración profunda en los medios de comunicación y de quitar los  ejercicios de respiración profunda de la atención sanitaria.
El método desarrollado por Buteyko tendrá éxito cuando cada ser humano se dé cuenta de que su codicia innata (aplicada a la respiración) es la causa de las enfermedades y los desastres.

IMPORTANCIA DEL DIOXIDO DE CARBONO (CO2).

El Dióxido de Carbono (CO2) se genera como un producto final de la oxidación de las grasas y los carbohidratos que comemos. El CO2 es transportado por las venas a los pulmones, donde se exhala el exceso que esté por  encima de la cantidad que el cuerpo requiere para un normal funcionamiento.
Cuando sobre-respiramos , se exhala demasiado CO2 y se merma la cantidad requerida de este gas para el buen funcionamiento corporal.
Cuando sobre-respiramos, se exhala demasiado CO2 siendo que el cuerpo humano requiere de una cierta cantidad de este gas para un normal funcionamiento. 
Nos atrevemos a afirmar que el Dióxido de Carbono es, en realidad, un componente más fundamental que el Oxígeno. Y en ello estamos de acuerdo con Yandell Henderson, autoridad en la fisiología de la respiración.
El Dióxido de Carbono no es simplemente un gas de desecho. Es necesario para que el oxigeno pueda llegar a las células. Podemos decir que el CO2 funciona como un verdadero receptor del oxigeno que es transportado por la hemoglobina. La liberación del oxigeno de la hemoglobina depende de la cantidad de Dióxido de carbono en la sangre alveolar/arterial.
Si el Dióxido de Carbono, no está en el nivel requerido del 5 al 6%, el oxigeno «se pega» a la hemoglobina y no puede ser liberado a los tejidos y órganos.
Esto fue lo descubierto por Bronislav Verigo y por posteriormente por Cristian Bohr, conocido como el efecto Bohr.
En condiciones normales aspiramos un volumen saludable de 4 a 6 litros de oxigeno por minuto, el 75% de los cuales  es exhalado. Respirar un volumen mayor no mejora la cantidad de oxigeno en la sangre, debido a que ya está saturada en un 97% más o menos.
Antes, por el contrario, eso reduce los niveles de CO2, primero en los pulmones, luego en la sangre, en tejidos y células. Esto reduce la distribución del oxigeno de la hemoglobina.
Cuanto mayor es la cantidad de aire incorporado al cuerpo, menos Oxígeno es entregado.
Para oxigenar tejidos y órganos, el hombre moderno necesita respirar menos y no más.

TÉCNICA de RESPIRACIÓN BUTEYKO.

La técnica para respirar, según Buteyko, se lleva a cabo de la siguiente manera: 
Buteyko
En el paso 3 del cuadro anterior es donde llevamos a la práctica la RESPIRACIÓN REDUCIDA, que al comienzo debe tener una duración de 3 minutos, hasta que, con la práctica,  podamos alcanzar los 10 minutos que recomienda el cuadro.
Se lleva a cabo de la siguiente manera:
  1. Respiración muy superficial. Respirar inhalando y exhalando lo más superficialmente posible ( de tal manera que  puedas sentir tu diafragma moviéndose pero no sentir el aire entrando o saliendo de la nariz. Si pones el dedo indice debajo de la nariz no debes notar movimiento de aire. Las inhalaciones no deben introducir demasiado aire, más bien deben dar la sensación de que el aire inhalado es insuficiente. 
  2. Hecha la inhalación, se exhala inmediatamente también de manera superficial y lenta. Se hace una corta pausa (unos 2-3 segundos) y se vuelve a inhalar.
  3. Haces  esto por tres minutos; muchas personas no pueden hacerlo por ese tiempo, pero entonces haga pausas, respire normalmente y continúe con la respiración superficial hasta completar los tres minutos.
  4. Relaja tus hombros y el cuello ya que los músculos del pecho han permanecido inusados durante la respiración superficial y pueden haberse puesto tensos.
  5. Completado los 3 minutos, retomas nuevamente tu respiración normal.
TE RECOMIENDO QUE LEAS LOS SIGUIENTES ARTICULOS EN ESTE BLOG:




IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE.





Puedes COMENTAR este artículo por Facebook y COMPARTIRLO por las redes sociales:

Atención:
COMPARTIR
StatCounter
cerrar
suscripcion