7 de mayo de 2011

COMIDAS QUE MATAN y PORQUÉ MATAN

SOMOS  LO  QUE  COMEMOS.
Vivimos permanentemente  bombardeados  por una intensa y agresiva publicidad  que nos induce a que convirtamos nuestros cuerpos en depósito de basura  y de chatarra mediante la ingestión de unos mal llamados “alimentos” que no alimentan, sino que por el contrario, nos matan o nos reducen a la trágica condición de enfermos crónicos.
Todo este bombardeo publicitario al servicio de las multinacionales productoras, está encaminado a convencernos de que  toda la parafernalia de refrescos, bebidas, pasabocas y chucherías que promocionan como alimentos son de origen natural.
Pero, no. En ellos no existe el más mínimo asomo de ingredientes naturales. Es “comida chatarra”, denominada así porque no tiene ningún valor nutritivo y porque produce efectos nocivos en la salud.

Lo más terrible de esta “comida” es que es una gran imitación química: Imita el color y sabor de lo natural, por ejemplo de la mandarina o de la piña, pero no llevan ni mandarina, ni piña. Todas estas características se la dan al producto mediante sustancias de síntesis química.
Además, lo primero que incluyen estos productos son los adictivos, que producen adicción, porque los fabricantes saben que logrando la adicción, sobre todo en los niños, se asegura el consumo. 


Dentro de estos adictivos está el  GLUTAMATO MONOSÓDICO (GMS o E-621) que potencia el sabor y produce adicción. Es un comprobado estimulante para comer más, pudiendo  llegar a aumentar el apetito hasta en un 40%.
Está presente en la mayoría de los llamados snack (patatas fritas, ganchitos, fritos de todo tipo...), en chucherías infantiles, y también en muchos congelados, sopas, especias, preparados a base de carne o pescado, y en una lista interminable de alimentos.
¿Cuál  es el daño que causa?
Según numerosos estudios produce daños neurológicos.
Actúa como neurotransmisor, implicado en la respuesta sensorial característica del sentido del gusto, al intervenir en la transmisión de señales eléctricas a lo largo de las neuronas. Normalmente se usa en comidas precocidas, sopas, aperitivos, salsas, embutidos, cereales, carnes, mezclas de especias, conservas, alimentos procesados, sopas de sobre, cubitos de caldo, aderezos, etc.
Lo principal es que altera el apetito. Esa sustancia química pasa al  torrente sanguíneo y llega al hipotálamo donde está el control del apetito. Resultado; obesidad en adultos y en niños.
Como esta zona del cerebro también controla  los líquidos corporales, la persona bajo los efectos del Glutamato monosódico comienza a retener líquidos en el cuerpo.
El glutamato monosódico puede producir: contracciones musculares en la cara y el pecho, palpitaciones, ataques de asma y jaquecas, esterilidad, obesidad y el famoso “síndrome del restaurante chino” (rigidez muscular en cuello y mandíbula, degeneración de las células del cerebro, problemas gástricos, rigidez y/o debilidad en las extremidades, visión borrosa, mareos, cefaleas, opresión torácica, sensación de calor y hormigueo, aturdimiento y enrojecimiento facial). Puede ser suficiente la ingesta de 3 gramos de esta sustancia para generar dicho síndrome.
Debemos habituarnos a leer la composición de los alimentos que compramos, sobre todo en los snacks y chucherías que comen nuestros hijos, y si leemos E-621, devolverlos a las estanterías.
¿Viene esta comida de la naturaleza o es comida realmente química?
¿Estamos comiendo cosas que no tienen ningún componente orgánico?
Hay unos pasabocas muy conocidos por todos en cuyo empaque afirman que son 100% de maíz, cuando a esta fábrica  no entra ni un solo grano de maíz ni nada que se parezca al maíz.

¿Entonces que contiene esta golosina?
Para la fabricación de su producto se usa cartón, CARBOXIMETIL CELULOSA (CMC), y colorante artificial (Tartrazina E-102) para darle el color amarillo (semejante al maíz).

♦ La carboximetil celulosa (CMC) es preparada a partir de la celulosa, la cual es el principal polisacárido constituyente de la madera y de todas las estructuras vegetales. Es preparada comercialmente de la madera y posteriormente modificada químicamente.
Es similar a la celulosa, pero a diferencia de ella, es muy soluble en agua. La carboximetil  celulosa es muy soluble, y puede ser fermentada en el intestino grueso. Altas concentraciones pueden causar problemas intestinales, tales como hinchazón, estreñimiento o  diarreas.

♦ Otro aditivo presente en estas chucherías es el colorante  artificial conocido como Tartrazina o E-102 cuya acción dañina a la salud está contribuyendo a la formación de una generación de niños y niñas más obesos, hiperactivos y sobre todo violentos .. Son lo que comen: bebidas tildadas de «suaves»,
La tartrazina o E110 es un colorante amarillo que tiene un parentesco químico con la aspirina.. Está presente en refrescos, jugos, productos de pastelería, flanes, gelatinas, postres, galletas, derivados cárnicos (embutidos, salchichas), conservas, vegetales, helados y caramelos.
Es capaz de producir las crisis asmáticas en aquellas personas que son alérgicas a la aspirina. También producen rinitis alérgicas, picazón cutánea, insomnio y lo más grave, trastornos de conducta en los niños.
Estimula la liberación de histamina despertando una reacción seudo alérgica en el organismo. La histamina es un compuesto presente en todas las células del organismo pero que solo es liberada  como respuesta del sistema inmunológico ante una inflamación o una alergia.
Y la tartrazina forza el organismo a liberarla sin que haya necesidad por lo que no hay manifestaciones alérgicas pero si se evidencian cambios anímicos, como irritabilidad, insomnio y ansiedad en los niños.
Al mismo tiempo altera los espacios sinápticos  (donde se efectúa el intercambio de información entre neuronas) originando déficit de atención, somnolencia e hiperactividad en los niños (el conocido ADHD o deficiencia de atención con hiperactividad, el dolor de cabeza de muchos padres o en día).
Un niño que toma habitualmente estos “alimentos”, o jugos de sobre a diario, poco a poco va cambiando su conducta. Le cuesta prestar atención en clases, quedarse quieto y presenta intensos dolores de cabeza

Otro elemento dañino para salud, presente en los “alimentos” y bebidas de color negro, es el colorante conocido químicamente como Negro brillante o E-151,  también induce a la liberación de histamina. Causa alergias y empeora los síntomas de asma. Es uno de los colorantes que el Grupo de Apoyo a los niños hiperactivos recomienda eliminar de la dieta de los niños.
En experimentos con cerdos este colorante produjo problemas intestinales y quistes en dichos animales. 
Las bebidas gaseosas de la línea Light son otra gran mentira. Han reemplazado el azúcar por Aspartame haciéndole creer  al consumidor que con ello desaparece el peligro de estas bebidas.
Se ha demostrado que el aspartame es 100% cancerígeno, es el principal aniquilador de la capacidad intelectual de los niños y de los seres humanos.
Ansiedad, cuadros neuróticos, depresión, ira, alteraciones de  la conducta del ser humano, la epilepsia infantil (síndrome de West) son algunas de las consecuencias que produce el aspartame en el organismo.
Por lo tanto afirmar que los productos Light  son más sanos que los corrientes, es toda  una mitología.

Hemos tocado apenas algunos de los elementos distorsionantes de la salud presentes en este modelo perverso de “alimentación”  que está, nos atrevemos a afirmarlo, degenerando al ser humano, en especial a la población mas vulnerable: la niñez .

 Estos productos, al igual que los cigarrillos, deberían traer una advertencia de que son nocivos para la salud., sin embargo se expenden como alimentos.
Porqué no se obliga a que los fabricantes hagan esa advertencia?

El siguiente largometraje documental muestra el funcionamiento de la industria alimentaria de EE.UU y los procesos que se ocultan al consumidor. 










Si después de leído, te gusta este artículo, COMPARTELO.
COMENTARIOS:
Puedes comentar DIRECTAMENTE en el Blog, no sin antes advertirte que TODOS LOS COMENTARIOS ESTÁN SIENDO MODERADOS.
Te anticipamos que no publicaremos los comentarios cuyo remitente firme como ANONIMO.
ADEMÁS, SOLO SERÁN PUBLICADOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN.

Gracias de antemano por tu valiosa opinión.

5 comentarios :

  1. señor joaquin excelente documento te felicito y muchas gracias por esta información tan clara y desmenuzada. tu amigo
    fabián quintero

    ResponderEliminar
  2. Cuando ves y te das cuenta que mas vale el dinero que la vida de un ser humano, llegaras a preguntarte ,como yo, que pasara con mis hijos y los hijos de mis hijos, porque ya los tengo. " Pues voy a educarles y mostrarles que son vitaminas, minerales ,agua pura, y les dejare saber sobre todo que uno es lo que come".
    gracias por la informacion. sinceramente.

    ResponderEliminar
  3. Leonardo:
    Desgraciadamente tenemos que aceptar que hoy por hoy el dinero y el ánimo de lucro está por encima del valor que debe tener la salud y la vida del ser humano.
    Que a la industria de los mal llamados alimentos le importa poco el daño que hagan con todos los agregados tóxicos que adicionan a los mismos.
    Te toca una lucha titánica educar a tus hijos con un concepto de salud diferente al que le bombardean a diario por los medios de comunicación.
    Dejarles saber que «el alimento debe ser nuestra medicina y la medicina nuestro alimento ».

    ResponderEliminar
  4. En éste mismo momento tengo una discusión muy fuerte con los autores de Wikipedia del artículo de Glutamato monosódico, parecen ser de la principal empresa que comercia este producto: AJINOMOTO. Para efectos científicos, no puedo refutarles a ellos, porque tienen las citas a los estudios que aseguran la inocuidad del químico. Usted tiene información valiosa, pero me gustaría saber si la puede sustentar con algún paper o artículo que yo pueda referenciar. Gracias.

    ResponderEliminar


Atención:
COMPARTIR
StatCounter
cerrar
suscripcion